El milagro de Francisco, el santero

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0023n

Informantes

Recopiladores

Transcripción

Allá había dos curas, había don Juan y luego había don José blanco, que don José blanco le llamaban don José blanco per- | porque vino al pueblo vestío en hábitos blancos, que venía de Ávila, de por ahí de Ávila. Y eran | dos curas había en el pueblo. 

Y un buen día, pues eh…, vemos venir un fraile que había estudiao con don José Blanco y había | y… y estaba también por la Castilla, ¿no?, y creo que donde estaba, en la congregación donde estaba pues se había perdío un cáliz de plata y lo habían inculpao a él, y entonces don José le dijo: 
—Vente aquí, y como hay la ermita de San Roque, pues estarás en la ermita de San Roque porque no te voy a dejar que te quedes en la calle.
Y se vino el santero. Le llamábamos el santero, Francisco, el santero. Ese nos hacía hacer teatro nosotras a las niñas allí en el pueblo, nos hacía teatro. Nos | Hicimos la vida de santa Eulalia y luego hacíamos | las niñas pequeñas nos vestía de hormiguitas y contábamos las hormigas por san Juan y to esas cosas, eso es lo que hacía. 

Y un día pues había, eh, en Siles, a la entrada de Siles ahora pues está lleno de casas, pero entonces era pues campo de trigo, eran campos de trigo, y un día pues él, él quería…quería que lo… que lo valoraran por algo, ¿no?, y… y una noche se conoce que se salió con la luna tan hermosa, y estaba el trigo po pa cortarlo, no sé si con | si fue con una hoz o con unas tijeras hizo "Jesús, hombre salvador", ¡pero enorme! 
¡Claro!, a otro día por la mañana, como eso | estaba así en cuesta, la gente dijeron: 
—¿Pero qué ha pasao ahí? 
Pues milagro, milagro también.
Y nadie | Y no supo nadie, hasta luego ya muchos años más tarde supieron que había sío él.