Un horno lleno de cepas