Muerte de Manolete

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0224r

Informantes

Bibliografía

IGRH: 0916

Otras versiones de "Muerte de Manolete"

Alcalá Ortiz (2006: pp. 113-114); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 50); Alguacil González (2012: pp. 93-94); Atero Burgos (2003: n.º 253); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 197); Pimentel García (2020: n.º 652).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

El veintiocho de agosto     del año cuarenta y siete,
en la plaza de Linares     donde murió Manolete.
Llena de público estaba,     esperando que saliera
Manolete con su capa     (…………………)
Ya salió Manolete     y también demás toreros,
cuando le abrieron la puerta     a ese toro traicionero.
Le ha dicho a su cuadrilla:     ―Echa la capa p’ atrás,
que este toro frente a frente     lo tengo que torear―.
Le dio pasos naturales     hasta que no pudo más,
y le dijo: ―So cobarde,   ¿qué quieres que te haga más?―
La gente le acompañaba,     haciéndole muchas palmas,
y se puso Manolete     que no cogía en la plaza.
Pero ha llegao la hora.     ¡Qué hora tan señalá!,
que Manolete y el toro     se han dado dos estocás.
El toro ha caído al suelo;    Manolete queda en pie,
diciéndole a su cuadrilla     que no se podía tener.
Lo montan en la camilla,     lo llevan a enfermería,
y en cuando en cuando decía:   ―No corráis con la camilla―.
La madre del gran torero,     que en San Sebastián se hallaba,
al enterarse del suceso     por el hospital entraba.
―Hijo mío de mi alma.     ―Madre, ya no puedo más,
porque me faltan las fuerzas     para poderte abrazar.
Ya sé que me estoy muriendo;     ya sé que no puedo más,
pero dime si ese toro     ha muerto de mi estocá.
Si me muero que me entierren     en una tumba de flores;
los ojos de mi morena,   si tienen ganas que lloren.
Y si no quieren llorar,     que se pongan a reír;
tengo a mi madre y mi hermana.     Tengo a quien llore por mí―.
En la tumba hay que ponerle     con letras de oro diciendo:
“Gloria a Dios. Descanse en paz     el mejor de los toreros.
Manuel Rodríguez Manolete,     que desgraciá es tu corrida,
que en la plaza de Linares     allí te has dejao la vida.

Resumen de "Muerte de Manolete"

El romance narra la cogida mortal de Manolete. El fatídico día, el torero realiza una faena impecable en la plaza de Linares. En la estocada final, el animal se revuelve y empitona al torero. El toro queda muerto en la plaza y Manolete es trasladado a la enfermería. Allí acude a visitarlo su madre, de la cual se despide antes de expirar. En otras versiones, cuando la madre y la novia acuden a visitarlo, ya es demasiado tarde. Se celebra un entierro multitudinario.