La infanticida

Audio

Informantes

Notas

En esta versión, se repiten los octosílabos 7-8.

Anotaciones musicales

Comentario musicológico

Para Piñero y Atero (1987: 156-157), este es el romance “más truculento y macabro de todo el romancero”. Se desconoce su origen, aunque sin duda se trata de un romance vulgar tradicionalizado. Se ha relacionado con cuentos y relatos de otras tradiciones. En él confluyen muchos motivos característicos del folclore, incluso relacionados con la magia negra.
En nuestra provincia hemos recogido cuatro versiones de este romance con cuatro melodías diferentes. Esta primera sorprende por su carácter alegre, que contrasta con la gravedad de los hechos que se narran. Se trata de una melodía en tonalidad mayor que se extiende en un ámbito de octava de dominante a dominante, con cadencias en los grados 1º, 2º y 5º.
La estructura es simétrica. Los cuatro incisos son de igual duración, rítmicamente casi idénticos y asociados a cuatro hemistiquios. No hay repeticiones ni estribillos internos.
A  B  C  D
a  b  c  d
También la tipología del perfil melódico está claramente definida. Corresponde al tipo I de la clasificación de ETZION & WEICH-SHAHAK (1988), con un inciso inicial más grave, el salto al tetracordo superior en el segundo y el descenso paulatino en los siguientes. Es destacable el salto de sexta mayor descendente con el que finaliza el tercer inciso, un rasgo característico de las melodías en modo mayor.
Comienza en anacrusa repitiendo la nota antes de un salto de cuarta ascendente. Los finales son todos femeninos produciendo una síncopa característica.
Precisamente es esta síncopa la que caracteriza todo el discurrir de la melodía que se muestra como una repetición monótona de una misma secuencia rítmica tan solo interrumpida por el segundo inciso.
Una vez más catalogamos este tema melódico como de estilo narrativo melódico.

(Comentario de Luis Moreno Moreno)

Partitura
Transcriptor de la partitura

Luis Moreno Moreno

Bibliografía

IGRH: 0096

Otras versiones de "La infanticida"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3898); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 19); Álvarez Cárcamo (2019: 14.2); Atero Burgos (2003: n.º 34); Benítez Sánchez (2000: p. 240); Cid (1974: n.º 22); Díaz (2007: F.15); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 123-125); Fraile Gil (2013: n.º 43); Fraile Gil (2016: n.º 48-49); Heredia Menchero (2017: n.º 1000, 1001); Manzano Alonso (2003: pp. 369-372); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 115); Moreno Moreno (2016: n.º 44-47); Pimentel García (2020: n.º 179); Piñero Ramírez (1996: n.º 35); Piñero Ramírez (2004: n.º 29); Piñero Ramírez (2013: n.º 69); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 49); Rico Beltrán (2009: n.º 54); Romero López (1995: n.º 30); Salazar (1999: n.º 69); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 41); Suárez López (2009: n.º 244); Tejerizo Robles (2007, n.º 444, 445); Trapero (1985, n.º 106); Trapero (2000a: n.º 33); Trapero (2000b: n.º 26); Trapero (2003: n.º 23); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 41); Trujillo Pacheco (2017: n.º 38); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 117).

Contaminaciones y engarces

Muerte ocultada + La infanticida (CLO, 0115r); La infanticida + Marinero al agua (Piñero Ramírez, 2004: n.º 30).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

ATERO BURGOS, V. (1986). Dos nuevas versiones del romance de La infanticida recogidas en la Sierra de Cádiz. Archivo hispalense, 212, 161-180.

Transcripción

De la cepa colorada,     de la colorada cepa,
hay un niño con tres años     que a su padre le da cuenta.
―Papá, aquí entra un alférez     que con mamaíta juega,
le da besitos y abrazos     lo mismo que si tú fueras―.
Se ha ido el padre al trabajo,     la madre lo degüella,
le ha cortado la cabeza     y le ha sacado la lengua.
Y estando haciendo eso,     (y) el alférez se presenta:
―¿Qué estás haciendo tú     con tu sangre más bella?
―Que le ha contado a su padre     todo lo que en casa entra.
―Y a los niños se castiga,     pero no de esa manera;
se les da pan y quesito     y se marchan a la escuela―.
Llega el padre del trabajo:     ―¿Dónde está mi sangre bella?,
que me va contar a mí     to aquí en casa entra.
―Le he dado pan y quesitos     y se manchó a la escuela.
―Sube, sube, maridito,     que te tengo buena cena,
la cabeza de un chivito,     solo le falta la lengua―.
Y estando comiendo eso,     la Virgen del Pilar entra:
―No te comas tú eso,     que es tu sangre más bella.—
La madre que lo está oyendo,     los demonios se la llevan.
La ha cogido de los pelos,     la sala barre con ella.

Resumen de "La infanticida"

Un niño le cuenta a su padre que su madre le está siendo infiel con un alférez o un cura. El padre, que en la mayoría de las versiones es comerciante, sale a vender su mercancía. En su ausencia, la madre mata al niño y le arranca la lengua. En ese instante, llega el amante, que le reprocha su crueldad. En algunas versiones, es el propio amante quien lo mata; en otras, la madre le ofrece al alférez la lengua del niño en un plato. La  asesina descuartiza el cuerpo y lo cocina. Cuando el marido llega del trabajo, pregunta por su hijo. Ella le dice que está en la escuela o en casa de su abuela. Cuando el mercader se dispone a comerse a su propio hijo, la carne del plato habla, impidiendo el fatal desenlace. En otras versiones, es la Virgen la que evita que el padre pruebe la carne de su hijo. Finalmente, el padre maltrata o mata a su esposa. En ocasiones, aparecen unos demonios que torturan a la infanticida de diversas formas.