Oficios y situación familiar

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0320n

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante sesea.

Transcripción

Mira, si le cuento, me he dedicao a tantas cosas… Yo he sío una persona que he sío un poco adelantá a mis tiempos. Yo, con dieciséis años, usted no se lo creerá, pero yo estuve dando clases de maestra en una escuela nacional. Tenía una maestra que era soltera, se casó, le dieron un permiso pa casarse, y me dejó a mí de sustituta de ella. Después, cuando tuvo una niña, me volvió a poner otra vez, y ya ella vivía en Alcalá, no tenía coche pa venir ni…, ni había coches pa ir y venir.
Entonces, la mujer primero me pagaba con la habitación de Jaén. Después ya, cuando se le cumplieron los cuatros meses, pues me dijo ella: “Si quieres seguir, sigues y yo te doy la mitad de mi sueldo”. Pero eran sesenta pesetas al mes, que aquello, en aquellos tiempos, era un sueldo bueno. Si cuando me pagaban por la habitación, me pagaban seiscientas pesetas al mes, veinte pesetas al día, que eso no lo ganaba aquí nadie. Y…, y estuve, pues, en el cincuentidós, cincuentitrés y cincuenticuatro, estuve sustituyendo a la maestra en la escuela.
Después, yo ya le tomé el gusanillo a lo de la escuela y…, y ponía yo escuelas particulares en mi casa. Enseñé a muchísima gente a leer y a escribir, lo poco que yo sabía; yo no tenía carrera ni tenía de nada, pero enseñé lo poquillo que yo sabía a muchos niños pobres que no podían ir a la escuela. Que si no podían ir por el de día, iban por la noche, porque estaban ajustaíllos en los cortijos y eso, y yo les daba clase. Unos me pagaban, otros no podían y no me pagaban, pero bueno, yo estoy muy orgullosa de haber enseñao a niños y niñas y…, y así he estao, pues más de veinte años.
Y después ya, me compré una máquina de coser, empecé a bordar y he enseñao a muchísimas niñas de to esto, hasta de Mures, de Villalobos... De todos los sitios venían a que yo las enseñara a bordar. Había veranos que me juntaba con más de treinta máquinas y yo enseñándolas.
Así que yo mi vida ha sío esa y, cuando no había trabajo, yo bordaba pa la calle también, hacía yo bordaos pa la gente. Tenía mu buena clientela y nunca me faltaba trabajo.
Y…, y en la acituna, pues me iba al campo también, que ya eran los días más cortos, había menos | Y me iba a las aceitunas también, al campo. Y de to he hecho en el campo: yo he arrancao garbanzos, de to lo que se trabaja en el campo. Pero que yo desde que tenía diez años ya estaba trabajando.
Yo no tenía padre. Mi padre murió en la guerra y nos quedamos seis hermanos huérfanos. Pues tuvimos que trabajar desde que podíamos gatear y ganarnos lo que… | Por eso, me hacía ser más adelantá que otras chicas de mi edad, porque la necesidad hace milagros. Y así he trabajao toa mi vida.
Ahora ya me he jubilao, ya mi marido ha muerto, yo estoy sola y…, y me he venío a vivir aquí con mi hija porque yo tengo artritis reumatoide y las manos, pues no me sirven pa na. Mire usted como las tengo. Así que me he entretenío en pintar, he pintao muchos cuadros, he hecho muchas poesías y eso.