La Anunciación + Dudas de San José

Audio

Clasificación

Anotaciones musicales

Comentario musicológico

Este pasaje de los celos y duda de San José se encuentra en los evangelios apócrifos con más detalle que en el de Mateo (Mt. 1, 18-25). Y con ese detenimiento es recordado por la tradición popular.
 Las dos variantes que hemos recogido de esta melodía, aun mostrando claramente su filiación, difieren radicalmente en muchos rasgos, como veremos a continuación. Como ocurría en los romances anteriores consta de dos frases. La primera corresponde a versos octosílabos, la segunda a hexasílabos.
Se trata de una melodía de ámbito amplio, una décima, y claramente tonal. Sin embargo, mientras que la versión de San Sebastián se atiene al modo mayor, la de El Rinconcillo oscila entre ambos modos de modo que la primera frase comienza en mayor y vira al menor en el segundo inciso. El modo mayor no reaparece hasta el tercer inciso de la segunda frase.
La estructura formal responde al siguiente esquema:
A  B  C  D
a  b  c  d

E  E’  F  G
―>   ―>
e  f    g  h
Ambas frases se van alternando según los grupos de versos octosílabos y hexasílabos que asimismo se alternan en el texto. La segunda frase semeja ser más viva y fluida que la primera por la sucesión ininterrumpida de corcheas que la conforman. En cuanto al perfil, la primera frase se ajusta al tradicional Tipo I de ETZION & WEICH-SHAHAK (1988), mientras que la segunda, al ascender paulatinamente durante los tres primeros incisos para luego descender, se ajusta al Tipo III.
El comienzo es anacrúsico en la versión de El Rinconcillo y tético en la de San Sebastián. Nos referimos a la primera frase, pues la segunda es siempre anacrúsica. Curiosamente, el giro melódico del comienzo es distinto en las dos versiones. Las dos frases de El Rinconcillo comienzan con un ascenso de tercera, mientras que las dos de El Rinconcillo arranca con una repetición de nota.
También rítmicamente hay alguna diferencia pues la primera versión se percibe claramente en un metro de 6/8, mientras que la segunda se ajusta al compás ternario 3/4. En realidad, nos encontramos de nuevo ante un caso de la característica polimetría. Por ejemplo, en la versión de San Sebastián, al llegar a la segunda frase, la métrica se acerca más al 6/8 que al 3/4 en que lo hemos transcrito.
El estilo de la melodía lo podemos calificar de narrativo lírico.

(Comentario de Luis Moreno Moreno)

Partitura
Transcriptor de la partitura

Luis Moreno Moreno

Bibliografía

IGRH: 0505+2693

Otras versiones de "La anunciación"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 4042-4044); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 28); Atero Burgos (2003: n.º 46); Benítez Sánchez (2000: p. 159-161); Fraile Gil (2016: n.º 254); Higueras Martínez y Aguilar González (2001: pp. 153-154); Pimentel García (2020: n.º 223); Piñero Ramírez (1996: n.º 45); Piñero Ramírez (2004: n.º 40); Piñero Ramírez (2013: n.º 97); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: p. 153); Tejerizo Robles (2007: n.º 473); Trujillo Pacheco (2017: n.º 39).

Contaminaciones y engarces

La Anunciación I (polias.) + Dudas de san José (Fraile Gil, 2016: n.º 255).

Otras versiones de "Dudas de San José"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 4072); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 29); Atero Burgos (2003: n.º 48); Benítez Sánchez (2000: pp. 162-164); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 83-90); Fraile Gil (2010: n.º 145); Fraile Gil (2016: n.º 257); Moreno Moreno (2016: n.º 70); Pimentel García (2020: n.º 213); Piñero Ramírez (1996: n.º 47); Piñero Ramírez (2013: n.º 99); Trapero (2003: n.º 46, 47).

Contaminaciones y engarces

Dudas de san José + El milagro del trigo (Foxo, 2011: p. 114-116); Dudas de san José + La posada (CLO, 0427r); La Anunciación I + Dudas de san José (Fraile Gil, 2016: n.º 255); La Anunciación II + Dudas de san José (Benítez Sánchez, 1999: pp. 247-248; Benítez Sánchez, 2000: p. 162; CLO, 0339r, 0344r, 0340r, 0341r, 0925r, 1561r; Fraile Gil, 2016: n.º 256; Higueras Martínez y Aguilar González, 2001: p. 156; Moreno Moreno, 2016: n.º 67-69, 71; Tejerizo Robles, 2007: n.º 474- 477; Trujillo Pacheco, 2017: n.º 40, 42); La Anunciación II + Dudas de san José + A Belén llegar + El milagro del trigo (Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 133);La Anunciación II + Dudas de san José + El milagro del trigo (Esteve Faubel, 1998: pp. 1183-1185; De Mur Bernad, 2015: n.º 78; Rico Beltrán, 2009: n.º 67; Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 53a1-53a3); La Anunciación II + Dudas de san José + La posada (CLO, 1458r, 1577r); La Anunciación II + Dudas de san José + Nochebuena II + El milagro del trigo (Hernández Fernández, 2010: n.º 19); La profecía del Nacimiento + Dudas de san José (Álvarez Cárcamo, 2019: n.º 25.1).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

LÓPEZ ESTRADA, F. (1988). ‘Los celos de San José’ en el cancionero folklórico de Antequera. Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, 43, 345-357.

TRAPERO, M. (1990). Los romances religiosos de Canarias: un devocionario en verso. Biblioteca Universitaria ULPGC.

TRAPERO, M. (1990). Los romances religiosos en la tradición oral de Canarias. Madrid: Nieva.

VALLADARES REGUERO, A. (2014). Los Celos de San José: de Mira de Amescua a Cristóbal de Monroy. Biblioteca Virtual Cervantes. Recuperado de http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmchb0x0.

Transcripción

En su aposento soñó     la Virgen María 
que el hijo de Dios eterno     en su vientre encarnaría.  
La Virgen decía:     ―No quisiera más
que lo que he soñado     que fuera verdad.
Y a la otra noche siguiente,     volvió a ensoñar otra vez.
lo mismo, que nada de esto     lo supiera San José,
La Virgen decía:     ―Dios  mío, ¿qué es esto?  
y un ángel responde:     ―Señora, es muy cierto.  
San José notó a su esposa     que el vientre se le aumentaba 
y  empezó a tomarle celos,     sin saber lo que pasaba.  
―Pues, mira, esposa querida,     yo me voy a tener que ir,
que no quiero que en el pueblo     hablen mal de ti y de mí.
Como me he apartado,     esposa querida,    
me voy a un desierto     a pasar mi vida.   
―José, no te vayas     de la vera mía,   
mira que mi vientre     ha de ser tu vida―.
San José  lió la ropa     y al salir de la ciudad
oyó una voz que decía:     ―Mira, José, ¿dónde vas?―  
Y al oír la voz,     se ha quedado parado  
y ha visto que un ángel     se le ha puesto al lado:  
―José, vuélvete a tu casa,     pídele a tu esposa perdón,
que lo que tiene en el vientre     no es por obra de varón,  
que viene elegido     por el Padre eterno,  
que vas a ser padre     del Rey de los Cielos.  
―Y aquí me arrodillo, esposa,     aquí, delante de ti,   
hasta que no me perdones     lo mucho que te ofendí.  
―¿Sabes  por qué no te dije     el secreto que guardaba?  
Porque un ángel me lo dijo,     que el secreto te guardara, 
y ese mismo ángel     te lo ha revelado.
De mí nunca dudes,     estás perdonado―.   
San José y su hermosa esposa     se abrazaron al instante 
dándose besos y abrazos     quiriéndose como antes.  
San José decía     con mucho cariño: 
―Seremos felices     cuando nazca el niño.

 

Resumen de "La Anunciación"

Dios le pide a Gabriel que vaya a anunciarle a la joven María que va a ser la madre de Cristo. La muchacha acepta la propuesta del ángel de ser virgen y madre. Pasado un tiempo, la Virgen alumbra a Jesús en un parto sin dolor. Los ángeles y los pastores acuden a adorar al recién nacido. En otras versiones, la Virgen sueña que será la madre de Dios y despierta alborozada. La noche siguiente, vuelve a repetirse el sueño. Entonces, se le presenta un ángel que le confirma sus sospechas.

Resumen de "Dudas de san José"

San José observa que a su esposa le crece el vientre y entiende que ha sido traicionado. Decide huir de las habladurías marchándose al desierto. En mitad del camino, se le aparece un ángel que le pide que vuelva con su esposa, pues ha sido escogida por Dios para ser la madre del Mesías. José comprende su error, vuelve a su casa e implora el perdón de María. Esta se lo concede y le explica que no le había revelado antes la verdad porque Gabriel le pidió que mantuviera el secreto hasta que el niño naciera. Los dos se reconcilian y esperan el nacimiento de Jesús con anhelo. En otras versiones, la Virgen está barriendo cuando san José repara en el abultamiento de su vientre. Él la acusa de haberle sido infiel, pero María asegura que no está embarazada porque ha respetado el voto de castidad que habían hecho los dos. San José prepara el equipaje para marcharse de casa, pero cae en un profundo sueño, en el que un ángel le revela que María ha sido la elegida para ser la madre de Dios. José levanta del sueño y le pide perdón a su esposa.