La Virgen y el ciego

Audio

Clasificación

Informantes

Notas

En esta versión, después de cada dos octosílabos, se canta el estribillo: "olé y olé y Holanda, y olé, y Holanda ya se ve".

Notas léxicas

‘naranjal’ (TLHA). Este término se recoge en el FG, concretamente en dos papeletas se cataloga como andalucismo: ‘adj. De naranjos’ (Voces andaluzas o usadas por autores andaluces que faltan en el Diccionario de la Real Academia Española, 1920, Miguel de Toro Gisbert) y ‘naranjal’ (Vocabulario andaluz, 1934, de Alcalá Venceslada). Ambos significados se recogen en el TLHA.

(Nota léxica de Marta Torres Martínez)

Bibliografía

IGRH: 0226

Otras versiones de "La Virgen y el ciego"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 4083); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 34); Álvarez Cárcamo (2019: 25.17); Asensio García (2004: p. 113); Atero Burgos (2003: n.º 59); Benítez Sánchez (1999: pp. 218-221); Benítez Sánchez (2000: p. 262-264); Betancourt, Bonamore y Cohen (1992: n.º 17 de «Romances religiosos»); Díaz (1980: n.º 15); Díaz (2007: B.2); Fraile Gil (2010: n.º 147-149); Fraile Gil (2013: n.º  47); Fraile Gil (2016: n.º 285-290); Gómez Garrido (2012: n.º 22, 23); Higueras Martínez y Aguilar González (2001: p. 161); Jaén Castaño (2018: n.º 567-569); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 49, 50); Moreno Moreno (2016: n.º 82-87); Nieves Martín (2010: n.º 501-502); Pimentel García (2020: n.º 239); Piñero Ramírez (1996: n.º 58); Piñero Ramírez (2004: n.º 46 y 47); Piñero Ramírez (2013: n.º 105); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: pp. 88-89); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 77); Rico Beltrán (2009: n.º 62); Schubarth y Santamarina (1986: n.º 52); Suárez López (2009: n.º 236); Tejerizo Robles (2007: n.º 490-491); Trapero (1985: n.º 118-121); Trapero (2000a: n.º 76); Trapero (2000b: n.º 79); Trapero (2003: n.º 55); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 91); Trujillo Pacheco (2017: n.º 48, 49); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 150); Vázquez León (1993: n.º 15).

Contaminaciones y engarces

¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino + La Virgen vestida de colorado + La Virgen y el ciego (Asensio García, 2004: pp. 121-122); ¿Cómo no cantáis, la bella?, a lo divino + La Virgen y el ciego (Asensio García, 2004: pp. 120-121; Barrios Manzano y Jiménez Rodrigo, 2002-2003: n.º 131; Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 70); Congoja de la Virgen en Belén + La Virgen y el ciego (Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 89); Barrios Manzano y Jiménez Rodrigo, 2002-2003: n.º 131); La Virgen vestida de colorado + La Virgen y el ciego (Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 93-94; Piñero Ramírez, 2013: n.º 114; Sevilla, 1921: n.º 98); La Virgen y el ciego + El castillo de la Virgen (Esteve Faubel, 1998: pp. 1167-1168; Rico Beltrán, 2009: n.º 64; Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 92); La Virgen y el ciego + El milagro del trigo (Trapero, 2000b: n.º 78.15); Pobreza de la Virgen recién parida + La Virgen y el ciego (CLO, 1549r).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

TRAPERO, M. (1990). Los romances religiosos en la tradición oral de Canarias. Madrid: Nieva.

Transcripción

La Virgen caminaíto     entró para Belén,
y en la mitad del camino,   pidió el niño de beber.
―Calla niño, que alllá alante     hay un verde naranjel*
que lo está guardando un ciego,    ciego que no puede ver.
―Ciego, dame una naranja   para el niño entretener.
―Entre usted, señora, y coja     las que sean menester―.
La Virgen, por ser humilde,   no cogió nada más que tres:
una le ha dado a su niño     y otra le dio a San José,
y otra se quedó con ella   para apaciguar la sed.

Resumen de "La virgen y el ciego"

La sagrada familia camina hacia Belén. En mitad del camino, el niño se queja de que tiene sed. María le pide que no beba agua porque los ríos bajan turbios. Siguen adelante y encuentran una huerta de naranjas. La Virgen le pide al ciego guardián que le dé una fruta para el niño, pero él le asegura que puede coger las que desee. La Virgen toma una para cada miembro de la familia. En algunas versiones, cada vez que el niño arranca una naranja del árbol, crecen tres. Una vez que la familia se marcha, el ciego recupera la vista. En ocasiones, el ciego regresa a su casa y se lo cuenta a su mujer.