El mulillo del milagro

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0415n

Informantes

Notas

La informante sesea.

Aclaraciones léxicas:

otavía: por todavía.

Transcripción

Aquí en esta casa | era una casa chiquita, eran unas casas chiquitas como antes. Entonces, aquí vivían mis abuelos. Mi abuela y mi abuelo to los años iban a Sierra Morena con una burra que tenían. Entonces, echaban tres días p’allá y tres días p’acá. Pues, entonces, llevaban un año y la burra… preñá. Y mi abuela era mu religiosa, le pasaba igual que a mí, y me dice un tío mío, dice: “Eres igual que tu abuela”. Entonces, pues la burra iba… gorda de… y le habían…, le habían echao al caballo. Y los…, los mulillos que paren las burras son mu buenos, no sé si es, los mulos son, ¿no?, romos, y son mu buenos, y las mulas son mu pingonas. Pues, entonces dice mi abuela, dice:
—¡Ay, Virgencica mía! ¡Ay, Virgencia mía!, como mi burra para un mulillo te lo voy a traer pa que lo veas —porque iban to los años, tos, tos, tos, tos, ¿sabes?
Entonces, pues… Total, que vinieron, que la burra parió un mulillo, y dice:
—Te lo traigo el año que viene pa que lo veas—.
Entonces, a otro año, faltaban…, faltaban pocos días pa… la fiesta, y mi abuelo vendió el mulillo. Se lo vendió a…, a un primo suyo; vivía por ahí más p’arriba. Y entonces, pues vino aquella noche —esto era: aquí había una puerta mu grande de madera, ¿sabes?—, y entonces viene el mulillo y hacía asín [golpes] en la puerta, y dice mi abuela:
—José, está llama- | están llamando a la puerta—.
Se asoma mi abuelo y dice:
—¡Oy! Trinidad, ¿tú sabes quién toca a la puerta? ¡El mulillo!—.
Y es que los echaban ahí a una cosa que hay, que le dicen Los Llanos, los echaban antes los animales en el verano pa…, pa que comieran hierba. Entonces, dice | A otra noche igual. Y entonces, mi abuela se acordó de lo que le había dicho a la Virgen, y dice:
—¡Ay, José, la promesa que le eché a la Virgen! ¡Ay, por Dios! ¡Ay, por Dios!—.
Dice:
—Calla, calla, calla, que otavía* no hemos gastao los dineros, y mañana voy yo y le digo a mi primo | Le llevo los dineros y que me dé el mulillo; le digo lo que mus ha pasao. —Pues eso hicieron.
Pues entonces, llevaron el mulillo y… y la burra al cerro. Entonces, cuando se llega, que se ve el pastor —eso lo habrá usted visto también allí, casi iglesia, siempre se para uno pa echarle una a la Virgen y to—, pues fue la burra y…, y se hincó de rodillas, y entonces dice:
—¡Oy, la burra es más…! —iba mucha gente, por entonces iba mucha gente andando.
Y entonces ya dice —mi padre era mu gracioso, tenía una media lengua también, igual que su mamá—, dice:
—¡Oy! —dice—, entonces ya empezamos a | pero la burra no se levantaba, ya la tuvimos nosotros que levantar—.
Y digo:
—¡Oy, papa, eso es un milagro!—.
Dice:
—No, es que, como la burra iba cansá, ¿sabes?—.
Total, que ya contó mi padre lo que le había pasao con la mu- | con la burra y to, y ya to la gente iba con la mulilla o con el mulillo del milagro, mulillo del milagro, to el camino.