Experiencia como catequista de Los Peralejos y encuentro con un sacerdote de Granada

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0477n

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del MINECO “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P).

Agradecemos la colaboración de Raúl Sánchez Guerrero, responsable del Centro de Adultos de Cazorla (Jaén), y de Jovita Rodríguez Bautista, coordinadora de Centros de Adultos de la comarca de la Sierra de Cazorla.

Transcripción

Luego yo, me, me, empezó una tía que era mu piadosa, estaba siempre, le gustaba mucho eso, y me enseñó a rezar muchas cosas. Y yo, mo- | ya, ya era mocica yo, a to los críos chicos, que allí no había quién les dijera na, pues yo los ponía | iban a mi casa y yo les enseñaba la dotrina, le enseñaba to las cosas: “esto, esto y esto”, lo mismo que me había enseñao a mí mi tía. Ella vivía aquí, vivía aquí, y yo vivía, vivía allí, y les enseñaba toas las cosas. Y venía un cura de Granada to los años a Los Peralejos a, a confesarnos y a darnos to… eso. Y dice | y yo ya los llevaba a los críos: unos, ocho años; otros, siete; otros… ¡Muchos, muchos críos! Sacó la foto y to de los críos. Y decía, dice el cura | empezó a, a preguntarles. Y claro, el cura les preguntaba de otra manera, recitaba otras cosas que mejo-, mejo-, ¡mejores, no!, pero que eso. Y dice:

—Los angelicos estos no están pa hacer la comunión—.

Digo:

—Mire usted, padre —digo—, pero estos hijos ahora le | ahora yo se | se | No le diga usted na y yo le digo lo que les he enseñao; y usted sabe si están o no están—.

Mira, cuando ya empecé a decirles:

—¿Quién ha hecho Dios el mundo?, ¿quién lo ha…? —Todo eso se lo dije.

Y el cura se quedó… Dice:

—Sigue con eso y no los olvides, que, que te has ganao algún | que tienes mu buena cabeza—.

Digo:

—Sí, pues eso—.

Pero los angelicos se asustaron. ¡Si no habían visto nunca un cura! Pues cuando llegó el cura, pues lo que les preguntaba el cura, no lo sabían.