Muerte y entierro del abuelo

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0479n

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del MINECO “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P).

Agradecemos la colaboración de Raúl Sánchez Guerrero, responsable del Centro de Adultos de Cazorla (Jaén), y de Jovita Rodríguez Bautista, coordinadora de Centros de Adultos de la comarca de la Sierra de Cazorla.

Transcripción

Y me acuerdo, mi abuelo el primero yo tenía diez años cuando se murió. Se llamaba Casiano González Armador. Y…, y…, pues pobretico la vida aquella tan mala como era el año el hambre, pues lo subieron en un mulo con dos sacos de paja. Ni ataúdes, ni coches, ni na; dos, dos sacos de paja y, en el cuarto, el ataúd.  Y lo enterri- | Y yo tenía entonces | cumplí dos años, y me acuerdo yo. 

Y dice mi hermano el otro día:

—¡Tienes unas cosas que pa qué!—.

Digo:

—Cosa que sintiera yo que aviar, y subí y tenía un pollillo—.

Dice:

—Pero si eso, eso…—.

Digo:

—Sí—.

Y luego la ocasión, porque su mujer | se murió el pobretico de hambre, de, de, de que no había pan. Se murió desmayaíco. Y yo, cuando veo el pan rodando, lloro y to, porque digo: “¡Qué lástima de mi abuelo, que tanta falta…!” Cuando se hartó de pan, que ya hubo pan, se comió un pan entero y entonces se murió. Y [¿…?] el hombre. Enmayao, sí, hinchao como una bota. Eran, eran dos melones, que estaban con los melones él y la abue-, abuela, liando un melonar que tenían los pobres. Y, y, y así se murió. Y luego, mi abuela ya fue con mi madre y eso, y, y duró hasta el diecisiete de octubre. El diecisiete de octubre se murió, estuvo mala cuatro o cinco días na más, y se murió.