El diente de Lucía

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0515n

Informantes

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Agradecemos la colaboración de Miguel Cuadros Arias, responsable del Centro de Adultos de Peal de Becerro (Jaén), y de Jovita Rodríguez Bautista, coordinadora de Centros de Adultos de la comarca de la Sierra de Cazorla.

Transcripción

Ese también es un caso que pasó aquí. Había dos mujeres aquí, que ya han muerto, y eran mu raras, eran mu raras. Se peleaban entre ellas las hermanas y eran... en fin, un desastre las dos. Y vivían donde vive ahora Manolita la Molina. Y... en los veranos se iban a Los Castellones, a un sitio que le llaman Los Castellones, se iban a espigar, y se iban allí a espigar al manojo, que se llamaba. Y entonces hablaban así mu blandas y eso. Y entonces, ¿qué hizo? Tenía una │ La hija la más chica —la Juana, la Josefa estaban en los chozos, allí espigando al manojo—. Pero entonces, ¿qué hizo? La Josefa se la dejó con la más chica, con la Lucía, y la Lucía pos como estaba que era pequeñica, que tuviera tres o cuatro meses y eso, entonces pues, ¿qué hizo? Vieron que había echao un diente la chiquilla, le había asomao un diente y ¿qué hizo la hermana mayor? Dejar con una vecina a su hermana la más pequeña y bajó allí a Los Castellones andando, “pin, pin, pin”, venga a andar. Y llegó allí y entonces le dice a su padre, dice:

—¡Padre, suba usted a la casa, que hay un regocijo mu grande!

—Pero chiquilla, ¿qué es lo que pasa?, ¿es que ha pasao algo?—.

Dice:

—Que no; que hay un regocijo mu grande.

—Pues bueno, vamos a ver. —Pues el padre diría: “pues algo que ha pasao”.

Suben p’arriba los dos, y to el camino arriba, ¡digo!, con el sol que ha-, que hay en la Cañá de Úbeda, ahí sí que no hay ni un árbol ni na. Desde Los Castellones, ¡venga!, al pueblo. Y cuando llegaron a la, a la cruz de Juan Lindes —la cruz de Juan Lindes es un hombre que mataron ahí alrededor de una oliva—, y se pararon en la oliva, dice:

—Pero, nena, ¿me quieres decir a qué me subes a mí a la casa? —dice— Como sea cualquier tontura te doy una jamanza palos que, que crujes aquí—.

Dice:

—Que no, padre, que sí, que hay un regocijo mu grande—.

Llegan a la casa. Dice:

—¡Venga, a ver el regocijo! ¿Qué es lo que pasa?—.

Dice:

—¡Que la Lucía ha echao un diente!—.

Y le hizo a su padre subir, subir desde Los Castellones allí al pueblo, a la casa, pa decir que la Lucía había echao un diente. ¡Ese era el regocijo que había en la casa!