Vengadora de su hermana

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0525r

Informantes

Notas

La informante asegura que la cantaban mientras jugaban al corro.

Bibliografía

Publicada en Anaya Flores (1986: pp. 87-89) y Anaya Fernández y Anaya Flores (1999: pp. 63-64; música p. 184; procedencia y peculiaridades p. 211).

Otras versiones de "Vengadora de su hermana"

Pimentel García (2020: n.º 853).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

En Villanueva del Freno     una boda celebraron,
en Villanueva del Freno,     y a Pilar convidaron.
Han estado por el día     divirtiéndose contentos,
y al caminar a su pueblo     la salieron al encuentro.
Cuatro jóvenes traidores     de su honor quieren robar;
la amenazan con la muerte     pa su hermosura gozar.
La Pilar les contestó     con mucha pena y tristeza:
—Hasta no ser casada,     no he de manchar mi pureza.—
De los cuatro, dice uno:     —Déjanos darte un abrazo;
si no nos dejas gozarte,     has de morir a pedazos.—
Como lobos carniceros,     a ella se abalanzaron;
y mancillando su honor,     todos cuatro la gozaron.
Y después que la gozaron,     en este trance fatal,
cogen el cuerpo sangriento     y lo llevan a enterrar.
A un ladito del camino,     sin nada tutubear,
cortaron ramas de un árbol     pa el cadáver ocultar.
Un chico de doce años,     que allí guardaba unas cabras,
se fue a casa de sus padres     y le dijo estas palabras:
—Yo no sé qué ha sucedido,     nada más puedo decir:
serían sobre las doce,     cuando a Pilar vi venir.
Han salido cuatro mozos,     al encuentro la salieron;
yo la sentí de dar voces,     pero no sé qué la hicieron.—
Y al punto que Inés     este discurso ha oído,
para el lugar del suceso     muy luego  se ha dirigido.
Coge, pues, una pistola     esta joven tan valiente;
toma deprisa el camino     que a su hermana dieron muerte.
Mira para todas partes,     a la izquierda y a derecha,
y a su hermana pudo ver     de sangre toda cubierta.
Mira para todas partes,     observa y nada veía;
le volvió a pedir favor     a la sagrada María.
A unos metros de distancia     se encaminó muy alerta,
y ha visto a los cuatro mozos     que estaban en una huerta.
Anodadada  de pena,     se revistió de valor,
y pide que le dé aliento     y ánimos al corazón.
—Oigan, jóvenes opuestos       —les habla ella muy atenta—,
¿podrán ustedes decirme     si tiene peras la huerta?
—Sí, la huerta peras tiene,     y aunque la dueña no está,
si usted gustase de peras,     peras se la pueden dar.
Al verlas tintas en sangre,     los dice con ironía:
—Comeré, pues, unas cuantas     en tan buena compañía.
Tráiganme media docena,     que eso es lo que es menester;
tomen ustedes seis perras,     que es lo que pueden valer.—
Ellos contestan gozosos:     —Aquí no se paga nada;
lo que queremos que seas     de los cuatro enamorada.
—Con calma se hacen las cosas     y el tiempo da gusto a todos,
y estimando este favor     nunca los dejaré solos.
Podrán sociar  del antojo     y gozar de mi presencia,
que siendo por ilusión     lo llevaré con paciencia.—
Se sentaron en un corro     e Inés con sangre encendida
a estos cuatro malvados     pronto los quita la vida.
Pero hace falta valor     para poder explicar
cómo se ha defendido     la hermanita de Pilar.
Les ha disparado tiros     con la pistola en la mano,
y bien pronto caen por tierra     tres de los cuatro villanos.
El que ha quedado con vida,     arrastrando se lo lleva
para que declare el hecho,     para que el pueblo lo vea.
Declara según el hecho,     y la dieron libertad;
y el cuerpo de su hermanita     le llevaron a enterrar.

Resumen de "Vengadora de su hermana"

Una joven regresa de una boda, cuando cuatro mozos la asaltan en el camino. Abusan de ella, la asesinan y entierran su cadáver. Un niño cabrero, testigo de los hechos, se lo cuenta todo a sus padres. Cuando la hermana de la muchacha asesinada descubre el crimen, sale a vengar su muerte. Se acerca a los cuatro asesinos, haciéndoles creer que quiere gozar con ellos. En ese momento, saca un arma y mata a tres de ellos; al cuarto lo deja malherido y lo arrastra hasta el pueblo para que declare los hechos. Ella queda libre y celebran el entierro de la hermana.