Las dos hermanas y la ogresa [ATU 313]

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0577n

Informantes

Recopiladores

Notas

Esta versión, transmitida en cabileño, ha sido traducida por Óscar Abenójar.

Transcripción

Érase una vez un anciano que vivía en una cabaña con sus dos hijas. El padre estaba muy enfermo y sabía que ya no le quedaba mucho tiempo de vida. Las dos hermanas le acompañaban y se ocupaban de él. Limpiaban la casa, hacían la comida y cuidaban del anciano.

Un día una de ellas le dijo a su padre:

–Padre, ya ha llegado la temporada de cosechar las habas. Todo el pueblo está recogiendo las habas maduras menos nosotros. ¿Es que acaso no tenemos huerta?

–¡Claro que tenemos huerta, hija! ¡Si yo mismo me he encargado de cultivarla! –respondió el padre.

En realidad, el padre ni tenía huerta ni había cultivado nada. Pero no quería que sus hijas pasaran hambre ni que pensaran que eran pobres. Y, como él sabía que las tierras de la ogresa estaban repletas de verduras y frutas, creyó que sería una buena idea enviarlas allí a coger habas.

La ogresa de la montaña cuidaba de su parcela con mucho esmero para que diera muchos frutos. Ese era el reclamo que ella usaba para atraer a los caminantes hambrientos y luego comérselos.

El padre les pidió a sus hijas que colocasen dos alforjas grandes en el burro y que las llenaran de habas. Luego les explicó cómo debían hacer para llegar a la huerta:

–Para llegar a esas tierras, tendréis que subir hasta la cima de la montaña. Desde allí arrojad un tamiz y no lo perdáis de vista hasta que caiga, pues allí donde vaya a parar encontraréis la huerta llena de habas.

Las hijas hicieron, punto por punto, todo lo que les había dicho su padre. Subieron a la cumbre de la montaña y luego tiraron el tamiz. Lo siguieron con la mirada mientras rodaba por la falda de la montaña, hasta que por fin se paró en una huerta. Después bajaron por la ladera de la montaña y… ¡era cierto!, ¡el lugar donde cayó el tamiz estaba lleno de habas!

Ya en la huerta las dos hermanas ataron el burro a un árbol y se pusieron a recoger habas. Ellas cosechaban confiadas, concentradas en coger las mejores, así que no se dieron cuenta de que la ogresa se había comido al burro. Para que las hermanas no sospecharan nada, colocó las orejas del animal en una rama que quedaba a la vista de las jóvenes. Así creerían que el animal seguía vivo.

Luego la ogresa se dirigió hacia ellas y les dijo:

–¡Bienvenidas, hijas! Decidme, ¿qué estáis haciendo por aquí?

–Estamos recogiendo las habas de nuestra huerta. Eso es lo que nos ha mandado nuestro padre –contestaron las hermanas.

–Ah, vale –dijo la ogresa–. Conque ha sido vuestro padre quien os ha enviado... Pues muy bien, ¡seguid, seguid! No quiero interrumpiros. Continuad con vuestra cosecha.

Entonces las muchachas le dijeron que ya habían terminado, y que ya era hora de regresar a casa. Entonces la ogresa las invitó a cenar y a pasar la noche con ellas. Para convencerlas, les dijo que ya había anochecido, y que el camino del bosque, de noche, se hacía muy peligroso.

Insistió varias veces hasta que las muchachas terminaron aceptando. En un momento recogieron sus cosas y la acompañaron hasta su casa. Una vez dentro se pusieron a preparar la comida. Cuando estuvo lista, las tres se sentaron a cenar y, justo al terminar, una de las hermanas se quedó dormida.

Entonces la ogresa le preguntó a la muchacha que todavía estaba despierta:

–¿Tú a qué hora sueles quedarte dormida, hija?

A lo que la joven respondió:

–Cuando brota el musgo en el kanun. ¿Y tú? Dime, ¿cuándo sueles quedarte dormida?

–Mira, sabrás que estoy dormida cuando escuches los gritos de los animales en mi estómago –dijo la ogresa.

Entonces la muchacha se dio cuenta de que su anfitriona era, en realidad, un monstruo que se comía a los animales vivos.

Al cabo de un rato la ogresa ya no pudo resistir al sueño. Se tumbó y se quedó dormida en el acto. Al rato la muchacha empezó a escuchar los ladridos de un perro que procedían del vientre de la ogresa. A continuación se oyeron maullidos de un gato; después los rebuznos de un burro; y poco después los balidos de una oveja…

La joven se asustó muchísimo y se fue corriendo a despertar a su hermana. Le dijo que correrían un grave peligro si se quedaban más tiempo en aquella casa. Tenían que escaparse antes de que se despertara la ogresa. Pero su hermana no quiso levantarse. Hizo como que no había oído nada y siguió durmiendo plácidamente.

Al ver que era inútil seguir insistiendo, la muchacha abrió la puerta de la casa y salió corriendo a toda velocidad. Por el camino se encontró con un hombre que le hizo un gesto para que se parase. Ella se detuvo, y entonces el hombre le preguntó:

–¿Qué estás haciendo por aquí a estas horas? ¿Acaso no sabes que la montaña es peligrosa de noche?

Entonces ella le relató todo lo que les había ocurrido, y el hombre le dijo que a esas horas ya sería demasiado tarde para salvar a su hermana, porque seguro que la ogresa ya se habría despertado y la habría matado.

Cuando la muchacha se recobró de la terrible noticia, el hombre le dijo que había decidido casarse con ella.

Resumen de ATU 313

The Magic Flight. (Including the previous Types 313A, 313B, 313C, and 313H*.) This type combines various introductory episodes with the two main parts of the "Magic Flight" and the "Forgotten Fiane".

Introductory episodes:

(1) After a war between birds and quadrupeds [B261, cf. Type 222], a wounded eagle is cared for by a man. The eagle (its relatives) gives the man a box which he must not open before he arrives at home. The man disobeys and a castle appears. A giant helps the man close the box and, in return, is promised the man’s unborn son [S222]. Cf. Type 537.

In some variants, a boy is promised to a demon, giant, or devil [S222, S240], or the boy promises himself to the demon. Threatening him with death, the demon (giant, devil) assigns the youth (often three) impossible tasks [G465] (e.g. building a castle in one night [H1104], bailing out a pond with a sieve [H1113], felling a forest using an axe of glass, capturing a magic horse [H1154.8]) which he performs with the help of the demon's daughter [H335.0.1]. Before the youth can marry the daughter, he must identify her in a group of women (her sisters) who look just like her.

(2) A youth watches girls (transformed swans) bathing in a lake and steals the swan dress of one of them [D361.l, D721]. The girl agrees to marry the youth and takes him to her father's house. Cf. Types 400, 465A.

(3) A king suffering from leprosy (scabs) captures a prince and feeds him with sweets for forty days, in the hope that the prince's blood will cure his sickness. The princess falls in love with the foreign youth.

Main parts:

Magic Flight. The daughter of the demon (king) uses her magical power to flee together with the youth. She leaves magic speaking objects (spittle, blood) behind to deceive her father [D1611]. Nevertheless, the flight is discovered, and the father follows them. In order to escape, the girl transforms herself and her fiancée into various things or persons (e.g. into rose and thornbush, church and priest, lake and duck) [D671], or she throws magic objects (comb, brush, mirror, etc.) which become obstacles in the way of the pursuer [D672]. After the third transformation, the pursuer has to give up (dies). Cf. Type 310.

In some variants of the Magic Flight two children (brother and sister) flee from a witch (demon, dragon, ogre, witch, wolf, bad stepmother). (Previously Type 313H*.)

Forgotten Fiancée [D2003]. The youth goes to visit his home and leaves his bride behind. At home he breaks a taboo: Disobeying the bride's warning, he kisses someone (eats something) and thus forgets his experiences [D2004.2, C234, D2004.3]. When the youth is about to marry another woman, the forgotten fiancée reawakens his memory by performing magic actions (paralyses three lovers in embarrassing positions [D2006.l.1], magically stops the wedding carriage of the new bride [D2006.l.5], brings a couple of birds who remind the youth of her help [D2006.1.3], or buys a place for three nights in the bridal bed from her husband’s new bride, and in the third night successfully reawakens his memory [D1978.4, D2006.1.4], etc.). The youth marries the true bride (Uther, 2004: I, 195-196).

[La huida mágica (incluye los tipos previos 313A, 313B, 313C y 313H*). Este tipo combina varios sucesos introductorios con las dos partes principales de La huida mágica y La prometida olvidada.

Sucesos introductorios:

(1) Tras una guerra entre aves y cuadrúpedos [B261, cf. Tipo 222], un hombre cuida de un águila herida. Esta (sus familiares) le da una caja que no debe abrir hasta que llegue a casa. El hombre desobedece y aparece un castillo. Un gigante ayuda al hombre a cerrar la caja y, a cambio, este le promete su primer hijo, que aún no ha nacido [S222]. Cf. Tipo 537.

En algunas variantes, un niño es prometido a un demonio, un gigante o al Diablo [S222, S240], o el niño se entrega a sí mismo al demonio. Amenazándole de muerte, el demonio (el gigante, el Diablo) asigna al joven (a menudo tres) tareas imposibles [G465] (p.e.: construir un castillo en una noche [H1104], achicar un estanque con un embudo [H1113], talar un bosque con un hacha de cristal, capturar a un caballo mágico [H1154.8]). El joven las lleva a cabo con la ayuda de la hija del demonio [H335.0.1]. Antes de poder casarse con la hija, debe identificarla entre un grupo de mujeres (sus hermanas) que son iguales que ella.

(2) Un joven ve a unas muchachas (cisnes transformados) bañarse en un lago y roba el traje de cisne de una de ellas [D361.l, D721]. La muchacha accede a casarse con el joven y le lleva a casa de su padre. Cf. Tipos 400, 465A.

(3) Un rey leproso (lleno de costras) captura a un príncipe y le alimenta con dulces durante cuarenta días, con la esperanza de que la sangre del príncipe cure su enfermedad. La princesa se enamora del joven extranjero.

Partes principales:

La huida mágica. La hija del demonio (del rey) usa su poder mágico para huir con el joven. Deja atrás varios objetos mágicos parlantes (baba, sangre) para engañar a su padre [D1611]. Sin embargo, la huida se descubre y el padre les persigue. Para escapar, la joven se transforma junto con su prometido en varios objetos o personas (p.e.: una rosa y un arbusto, una iglesia y el párroco, un lago y un pato) [D671], o lanza objetos mágicos (un peine, un cepillo, un espejo, etc.) que se convierten en obstáculos en el camino del perseguidor [D672]. Tras la tercera transformación, el perseguidor tiene que rendirse (muere) Cf. Tipo 310.

En algunas variantes de La huida mágica, dos niños (un hermano y una hermana) huyen de una bruja (un demonio, un dragón, un ogro, una bruja, un lobo, una madrastra mala) (antes Tipo 313H*).

La prometida olvidada [D2003]. El joven visita su casa y deja atrás a su prometida. En casa, rompe un tabú: desobedeciendo la advertencia de la prometida, besa a alguien (se come algo) y así olvida sus andanzas [D2004.2, C234, D2004.3]. Cuando el joven está a punto de casarse con otra mujer, la prometida olvidada despierta su memoria por arte de magia (paraliza a tres amantes en posiciones vergonzosas [D2006.l.1], detiene con magia el coche de bodas de la nueva prometida [D2006.l.5], trae una pareja de pájaros que recuerda al joven su ayuda [D2006.1.3], o compra un espacio por tres noches en el lecho nupcial de la nueva prometida de su marido, y en la tercera noche despierta su memoria [D1978.4, D2006.1.4], etc.). El joven se casa con la verdadera prometida (traducción de Alba Pegalajar Espinosa)]