La mujer que se escapó de la ogresa [ATU 968]

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0580n

Informantes

Recopiladores

Notas

Esta versión, transmitida en cabileño, ha sido traducida y anotada por Óscar Abenójar.

Transcripción

Éranse una vez dos mujeres vecinas que vivían en una cabaña en un bosque que estaba un poco alejado del pueblo. Cada tarde una de ellas solía ir a llamar a su vecina para que fuesen juntas a buscar agua fresca. Esperaban a que el guarda de la fuente* anunciara que ya era posible ir a recoger agua, y luego cogían sus cántaros y los llenaban.

Una ogresa notó que las dos mujeres iban todos los días a la fuente, así que ideó una trama para comérselas. Un día se transformó en una mujer muy parecida a la vecina. Y, con aquel aspecto, al atardecer se acercó a la casa de la mujer y la llamó:

–¡Aldjia!
–¿Sí?, ¿quién es? –respondió ella.

Y entonces dijo la ogresa:

–Soy tu vecina. Venga, vamos, que ya es la hora de ir a la fuente a traer agua. El guarda de la fuente acaba de anunciarlo. ¡Venga, date prisa antes de que la cierren!

–Vale, un momento. Espera que me ponga la ropa y vacío este cántaro –respondió la mujer.

Al momento Aldjia salió de su casa cargando en la espalda el cántaro vacío. Entonces vio que su amiga ya estaba muy lejos. Se había marchado sin ella. No la había esperado. Entonces le dijo mientras corría detrás de ella:

–¡Espérame, espérame un poco! ¿No me dijiste que nos fuéramos juntas?

–¡Date prisa, date prisa! ¡Que va anochecer y nos van a cerrar la fuente! –respondió la ogresa ya desde muy lejos.

Entonces Aldjia notó que su vecina, en vez de tomar el sendero que llevaba a la fuente, se internó en el bosque. Luego vio que se metió entre los arbustos y, al cabo de un rato, desapareció.

La ogresa lo hizo con el propósito de atraer a la mujer hacia el bosque y devorarla allí. Pero Aldjia, que era sensata y muy perspicaz, sospechó que allí estaba ocurriendo algo que no era normal. Su vecina se había equivocado de sendero y además caminaba mucho más deprisa de lo habitual.

Entonces se detuvo y dejó de seguirla. Mientras tanto la ogresa continuó caminando hacia lo más profundo del bosque pensando que la mujer la estaba siguiendo.

A Aldjia ya no le quedaba ninguna duda de que la que se hacía pasar por su amiga era, en realidad, una ogresa. Entonces dejó caer su cántaro y echó a correr a toda velocidad de regreso a casa.

En cuanto llegó, cerró inmediatamente la puerta y la atrancó con tablones de madera. Pero la ogresa había echado la vista atrás y se había dado cuenta de que la mujer se había escapado. Entonces ella también dejó caer su cántaro y se dirigió a la casa de la mujer.

Al llegar a la puerta, le pegó un grito:

–¡Me has traicionado! ¡No me has seguido!

–Y yo sé que no eres mi vecina –le respondió–. ¡Eres un monstruo, y quieres comerme!

Entonces la ogresa le respondió:

 

–¡Ay, si consigo atraparte,
me beberé tu sangre
y me comeré tu carne!
El ruido de tus huesos se oirá
desde los siete cielos
cuando los triture[1].

 

Entonces Aldjia atrapó una fiebre horrible y cinco días después falleció.

 

[1] En cab. Lukan ikmetifaɣ! / idamnim juɣma / akasumim luqma / ixxassanim asdessyan / si sba iganwan / ma ratardiqqan.

Resumen de ATU 968

Miscellaneous Robber and Murder Stories. (Including the previous Types 956C, 956A*-956D*, 963*, 967**, and 970*.) This miscellaneous type comprises various tales dealing with robbers and murderers as characters.

In numerous tales robbers are cheated by the clever actions of a girl (other person): e.g. the girl seizes the beard of a robber concealed under bed [K434.1]; slams the lid of a (money-)chest on a robber when he looks into it [K434.3, S121]; blinds a robber and escapes by throwing magic objects; puts a corpse instead of herself in the robber's house. Sometimes the robbers escape when a girl enters their house (cf. Type 130) or mocks them.

In some variants the robbers cheat a person in order to take their goods [K343.0.1], or someone simulates a robbery in order to get money (Uther, 2004: I, 605-606).

[Historias variadas de ladrones y asesinatos (incluye los tipos previos 956C, 956A*-956D*, 963*, 967** y 970*). Este tipo variado consta de cuentos relativos a ladrones y asesinos.

En numerosos cuentos, los ladrones son engañados por la acción inteligente de una joven (otra persona). P.e.: la joven agarra la barba de un ladrón oculto bajo la cama [K434.1]; cierra de golpe la tapa de un cofre de dinero sobre un ladrón cuando este está mirando dentro [K434.3, S121]; ciega a un ladrón y escapa arrojando objetos mágicos; pone un cadáver en su lugar en la casa del ladrón. A veces los ladrones escapan cuando una joven entra en su casa (cf. Tipo 130) o los tima.

En algunas variantes, los ladrones engañan a una persona para llevarse sus bienes [K343.0.1], o alguien simula un robo para conseguir dinero (traducción de Alba Pegalajar Espinosa)]