Sobre cómo aprendió a leer y escribir

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0681n

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Transcripción

Si aquí, lo que, lo que aprendíamos, y lo que sabíamos y lo que se decía era todo de lo qu- | de las personas mayores que se lo iban transmitiendo. Por ejemplo, escribir, aquí, no sabía casi nadie escribir. Yo misma no fui nunca al colegio. Yo, cuando tenía dieciséis años, pues me di cuenta de la falta que hacía saber escribir. Mi hermana, que es mayor que yo estaba novia y su novio estaba haciendo la mili. Entonces, yo recuerdo que estábamos en un pueblecito que se llama Solana de Torralba y mi hermana recibió carta de su novio. Y recibimos una carta de mi madre también, que ella estaba aquí en la sierra con mis hermanos. Y mi hermana, claro, abrió la carta de su novio. Yo ahora eso lo comprendo, pero entonces yo no lo comprendía. ¡Y yo me enrabié! ¡Qué rabieta que cogí! Porque abría la del novio y no abría la de mi madre. Yo lo que quería saber es lo que ponía mi madre y no lo que ponía su novio. Y me acuerdo que le dije a mi hermana, digo “cuando vea a mama le voy a decir que no la quieres, que quieres al novio más que a ella porque has abierto la carta del novio y la suya, la has dejao cerrá”. Sí, ¡cogí una rabieta, madre mía! Y yo luego después, cuando se terminó | allí es que estábamos cogiendo algodón, sembrando algodones | Nosotras hemos trabajao siempre en las cosas del campo. Y allí, en Solana de Torralba, vivía una tía mía, y cuando había trabajo allí, pues nos íbamos allí y cog- | Y luego ya, cuando se terminó el trabajo, pues me vine a servir a Cazorla. Y allí en Cazorla, yo me acuerdo que cogí | me fui a la imprenta y me cogí las | los cuadernitos aquellos de rubio. Ponía la “eme” y la “a”, “ma”, la “a”… A, e, i, o, u. Y yo, el poquito tiempo que tenía, porque era | estaba yo sola para hacerlo todo. Pues por las tardes, el poquito tiempo que tenía, después de recoger la cocina, yo me iba allí, me metía ahí en mi cuarto y allí me liaba yo… Así, así así. Y así aprendí y ya, luego ya escribía un poquito. Y ya luego, pues, eh, yo a lo mejor está la tele puesta y no la veo. Estoy por allí, pero estoy | me estoy enterando de todo lo que | Ya luego también, cuando yo era casada, con mis hijos pequeñitos, me acuerdo que estuve una vez dando catecismo a los niños de la primera comunión. Y, y lo mismo, allí, el cura | íbamos, nos juntábamos las catequistas y él nos decía “pues tenéis que dar esto, y esto, y esto y esto”. Y allí me aficioné yo mucho a leer la Biblia.