La loba parda

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0721r

Recopiladores

Notas

Los informantes lo titulan Estando un pobre pastor.

Versos cantados a coro por los dos informantes: del 1 al 7, del 13 al 15 y del 21 al final. Los versos restantes son recitados por el informante Eugenio Arroyo. Se repiten todos los hemistiquios cantados, menos el 25a. En los primeros hemistiquios cantados, los informantes alargan la terminación de la última sílaba o introducen un estribillo (“pastororó”; “lobos, roró”; “suertes, rará”; “loba, rará”; “redes, dedé”; “dio, roró”; “amos, lará”; “ella, rará”; traís, ií”; “traís, ií”;  “abanicos, rará”; “dediles, lará”; “garrotes, rará”; “pitillos, roró”; “cucharero, lará”; “tambororó”); tras los segundos, suelen añadir “lalá” o “lará”, “rará” o “roró”, en el último verso. En todos los casos de prolongación de sonido o de estribillo, el sonido es [ɾ].

Bibliografía

IGRH: 0235

Versión publicada en Anaya Flores (1999: pp. 45-46;  música p. 157; procedencia y peculiaridades p. 209) y Anaya Flores (2016: p. 59; música p, 381).

Otras versiones de "La loba parda"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3926); Almoguera Gómez (1989: pp. 24-26); Álvarez Cárcamo (2019: 22.1); Atero Burgos (2003: n.º 103); Barrios Manzano y Jiménez Rodrigo (2002-2003: n.º 104); Benítez Sánchez (2000: pp. 231-232); Checa Beltrán (2005: n.º 23); Cid (1974: n.º 23); Fraile Gil (2010: n.º 127-128); Fraile Gil (2016: n.º 63); Garrosa Gude (2017: p. 301); Gómez Garrido (2012: n.º 1-5); Hernández Fernández (2010: n.º 12); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: p. 150); Jaén Castaño (2018: n.º 563); Majada Neila (1984: n.º 75); Manzano Alonso (2003: pp. 261-265); Marazuela Albornos (1981: n.º 172); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 111); Pérez Rivera (2015: n.º 256); Pimentel García (2020: n.º 413); Piñero Ramírez (1996: n.º 99); Piñero Ramírez (2004: n.º 68); Piñero Ramírez (2013: n.º 86); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 87); Rico Beltrán (2009: n.º 49); Suárez López (2009: n.º 242); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 102).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

AGUADO CANDANEDO, D. (1978). Dos versiones de un romance (Una cuestión de geografía lingüística). Letras de Deusto, 16, 133-144.

ALVAR LÓPEZ, J. (1983). El romance de La Loba Parda en Aragón: exposición de un método. Temas de Antropología Aragonesa, 2, 121-133.

ASENSIO GARCÍA, J. y ASENSIO JIMÉNEZ, N. (2020). El romance de La loba parda a la luz de la cultura pastoril. En I. Fernández-Ordóñez (Coord.), El legado de Ramón Menéndez Pidal (1869-1968) a principios del siglo XXI, vol. II (pp. 241-269). Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

CASTRO BUENDÍA, G. (2012). El romance de La loba parda y la bulería corta de Jerez. En J. M. Díaz-Báñez, F. J. Escobar Borrego e I. Ventura Molina (Coords.), Las fronteras entre los géneros. Flamenco y otras músicas de tradición oral. Universidad de Sevilla.

CASTRO REY, J. y GARCÍA BERMEJO, F. (1981). Romance de la loba parda (Cuatro versiones de la provincia de Segovia). En M. Luna Samperio (Coord.), Cultura tradicional y folklore: I encuentro en Murcia (pp. 203-209). Murcia: Editora Regional.

DÍAZ GONZÁLEZ DE VIANA, L. (1982). Tres versiones sorianas del romance tradicional de La loba parda. Revista de Folklore, 18, 185-188.

DÍAZ GRAGERA, D. (2020). La trashumancia de las canciones. El caso del romance de La Loba Parda. Revista de Folklore, 465, 47-79.

GOMARÍN GUIRADO, F. (1981). Nuevas versiones del romance de La loba parda en la cañada soriana occidental.  En M. Luna Samperio (Coord.), Cultura tradicional y folklore: I encuentro en Murcia (pp. 169-173). Murcia: Editora Regional.

MENDOZA DÍAZ-MAROTO, F. (1980). Para el Romancero albacetense / 2: romances rústicos (primera parte). Al-Basit, 6, 183-214.

SÁNCHEZ ROMERALO, A. (1979). El Valle de Alcudia, encrucijada del Romancero. En El Romancero hoy: Nuevas fronteras. 2º Coloquio internacional, Universidad de California, Davis (pp. 267-279)Madrid: Cátedra-Seminario Menéndez Pidal-University of California.

SÁNCHEZ ROMERALO, A. (1989). Migratory Shepherds and Ballad Diffusion. En R. H. Webber (Ed.), Hispanic Balladry Today (pp. 53-73). Nueva York: Garland.

SÁNCHEZ ROMERALO, A. (Ed.) (1978). Romancero rústico. Madrid: Gredos.

Transcripción

Estando un pobre pastor     sentadito en su majada,
vido venir siete lobos     por aquella sierra nevada.
Venían echando suertes     a ver a cuál le tocaba.
Le tocó a una pobre loba,     tuerta, coja y jorobada.
Dio media vuelta a las redes     y no pudo sacar nada;    
a la otra media que dio     sacó una borrega parda,
que la tenían sus amos     guardaíta pa la Pascua.
—Suelte usté (y) esa ovejita,     que le va a costar muy cara,
que tengo mis siete cachorros     y mi perra trujillana  
y los perros de los hierros     que los traje de Granada.   
—No me asusto ni de tus siete cachorros     ni de tu perra trujillana
ni de los perros de los hierros     que los trajiste de Granada.
—Andar, perritos, con ella,     la cena tenís preparada,
y si es que me la traís     sos daré leche sopada,
y si no me la traís,     sos daré garrote y vara—.
Los perros corrieron siete leguas     entre cerros y montañas. 
Al saltar un arroyuelo,     la loba se vio cansada.
—Tomar, perritos, tu oveja,     que te la doy como estaba.
—Yo no quiero mi ovejita     de tus dientes maltratada,
lo que quiero es tu pellica     para el pastor la zamarra,
sus orejas para abanicos     para abanicar las cabras,
las pezuñas para dediles     para segar la cebada,
las patas para garrotes     para carear las cabras,
los dientes para pitillos     para carear los chivos,
la cabeza pa’l cucharero     para guardar las cucharas,
y el culo para un tambor     para zumbarle tú y yo.

Resumen de "La loba parda"

Un pastor se encuentra en su choza pintando su cayada o remendando su zamarra cuando ve venir un grupo de lobos. Estos están sorteando quién será el primero de ellos en entrar en el redil. La suerte recae en una loba anciana y ajada. En otras versiones, un pastor está encerrando a sus ovejas en la majada cuando aparece una loba. La loba se lleva a la oveja que los amos tenían reservada para la Pascua y el pastor les ordena a sus perros que la recuperen. Los canes acorralan a la loba y esta intenta devolverles a la oveja, que se encuentra sana. Sin embargo, los perros no aceptan su oferta, pues les interesa más descuartizar su cuerpo para fabricar distintos objetos: una zamarra con su pellejo, un zurrón o un cucharero con su cabeza,  cuerdas de vihuela con sus tripas, abanicos con su cola, corchetes con sus uñas, etc.