De cuando aprendieron lo que es "romper la teja"

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0726n

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Transcripción

De lo último que estaba hablando Ana es de lo de la pedía de la novia, ¿no? O romper la teja, como se llamaba. Yo recuerdo de pequeñillo | porque, claro, estaban los más | los pequeñines y los más mayorcillos, ¿no? Y nosotros siempre íbamos a la cola a ver lo que iban haciendo los más mayorcillos. Y me acuerdo que un señor de la loma Mariángela, que se llama Rafael, vino, eh, encontró aquí una chica, total, que se pusieron novios. Y los más mayorcillos, que eran de su edad, pues nada, le decían “que hay que pagarse la teja, que hay que pagarse la teja” o “rompemos la teja”. Y nosotros, la curiosidad era de “bueno, ¿qué hará con la teja? ¿Se la romperá de verdad?”. Y por eso, íbamos de-, de-, detrás de aquello a ver qué es lo que pasaba. Y luego resulta que es que claro, los tenía que invitar a todos allí a, a, a bebida o algo. Eso en relación con lo último que estaba-, que estabais hablando.