Anécdotas de la mili

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0749n

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Transcripción

[Antonio:] Servicio militar, bueno, arrestarme y decirle al brigada | vamos, me dijo: —Este fin de semana no busques viaje si tienes permiso, que no…—. Digo: —Mire usted, que, que hace tiempo que no he visto a mi novia y me estaba esperando este fin de semana—. Dice: —Pues, precisamente, este es el que no vas a ir—. Pero bueno.

O coger, desde un pabellón de aquellos, de | coger una manguera de agua. Me mandaron a limpiar. Un cabo primero más chulo, más chulo que un ocho allí y cojo: “Pues ya ves, voy a hacer como que se me escapa y los voy a mojar a todos”. Pero, por el otro lao de nuestra compañía, estaban otros formaos, con el teniente allí formando. Y se me ocurre echar agua así y hasta por la ventana. Y fue al otro lao. Cuando vino a este lao otro, otro cabo primero, del otro lao a ver quién había echao agua, tierra trágame. Tierra trágame. Sí, ahí también me arrestaron. Ha habío muchas…

[Recopilador:] Y, eh, ¿novatadas se hacían en la mili?

[Antonio:] Sí, novatadas también. Tocarte allí como una diana y | cuando estabas acostao, y tenías que salir en calzoncillos. Ibas a vestirte y te decía el otro, que ya estaba compinchao: —No, no, no, que como llegues tarde, te la lían. Te la lían—. Claro, salían todos allí y tú salías en calzoncillos allí a la puerta a formar. Y mirabas y decías: “Ya me la han pegao”. Pero tampoco, como eras tan novato, no te atrevías a decir ni media, ni media. Que, que con un sevillano, este que hablábamos antes, allí también, pues, cuando le hicimos la novatada, aquello era reírse, porque, entre la risa que teníamos y cómo hablaba y la gracia que tenía, es que yo me descojonaba. Perdón por la expresión. Es que era, es que era así.