Madre, en la puerta hay un niño + El niño perdido y hallado en el templo

Audio

Clasificación

Informantes

Notas

Archivo sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00001 01).

Título indicado en las anotaciones de campo: "El niño perdido".

Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

Notas léxicas

en cueros: ya se recoge esta unidad pluriverbal en el primer diccionario de la Academia: ‘Modo adverbial, que significa tener descubiertas las carnes, sin vestidura alguna’ (DA, 1726-39). En la siguiente edición del repertorio se modifica levemente la definición (‘Mod. adv. En carnes, sin vestido alguno’, DRAE, 1780). En el DRAE (1984) cambia la categoría gramatical ("locución adverbial"), si bien se documenta una nueva definición a partir del DRAE (2001), ‘Sin vestido alguno’.

(Nota léxica de Marta Torres Martínez)

lejas: tras consultar el NTLLE, comprobamos que desde el DRAE (1884) se lematiza la forma lejas, definida como ‘adj. pl. lejanas. Ú. solo en la expresión de lejas tierras’. En el DRAE (2014) hallamos la siguiente definición: ‘adj. pl. lejanas (|| que están lejos). Varones de lejas tierras’. En el DEA (1999) este adverbio se considera activo en el uso literario.

(Notas léxicas de Marta Torres Martínez)

de contado: ya se recoge esta unidad pluriverbal en el primer diccionario de la Academia: ‘Modo adverbial. De preferente, luego, al instante’ (DA, 1726-39). En la siguiente edición del repertorio se produce un cambio en la definición (‘Mod. adv. Al instante, inmediatamente, luego, al punto’, DRAE, 1780). En el DRAE (1984) se modifica la categoría gramatical ("locución adverbial"), pero no la definición, que se mantiene tal cual incluso en la última edición (DRAE, 2014).

(Nota léxica de Marta Torres Martínez)

Anotaciones musicales

Comentario musicológico

Interesante variante melódica y rítmica del popular romance navideño, difundido en la mayor parte de regiones españolas y anotado, entre otros, por Agapito Marazuela en el Cancionero de Castilla La Vieja (1932) —n.º 186, “El niño”— o Bonifacio Gil, Pedro Echevarría y Lola Torres para los diferentes concursos o misiones convocados por el CSIC en los años 40 y 50 (véase transcripciones conservadas en el Fondo de Música Tradicional de la Institució Milà i Fontanals, que arrojan las búsquedas “Madre en la puerta hay un niño” y “El niño perdido”.

Musicalmente, la presente versión recogida por Joaquín Díaz y José Delfín en Cogeces del Monte (Valladolid) se aleja de los cuatro tipos melódicos establecidos por Luis Moreno (2016) a partir del análisis de un total de 14 variantes recopiladas en la provincia de Córdoba, así como del resto de fuentes consultadas. La que nos ocupa presenta una sonoridad arcaizante caracterizada por la indefinición tonal-modal y la “alternancia modulante mayor-menor de tónicas homónimas” (García Matos, 1944, cit. en Fernández Durán, 2009), al pivotar la primera parte, pentatónica y de ámbito reducido (sol, la, si, do´, re´), entre el modo mayor del comienzo y la llamativa cadencia en el VI grado (la), tónica del relativo menor o II grado de la dominante (sol); a partir de la segunda parte de la pieza, movido recitado sobre tres notas principales del pentacordo inferior de la escala (re, sol, la –bemol o natural–) que recuerda a fórmulas rudimentarias protomelódicas (tritónicas o tetratónicas) de canciones infantiles, próximo quizás a los sistemas prepentatónicos o pentatónicos defectivos categorizados por Crivillé i Bargalló (1981), dicha nota (sol) se convierte en final del canto (¿modo de sol?) en un juego indefinido entre el modo frigio o menor (lab) o el mayor (la natural), lo que le otorga un carácter impredecible.

Si bien desde el punto de vista melódico no hemos encontrado similitudes con otras variantes localizadas, rítmicamente guarda concomitancias con el comienzo del registro MUS82 del Arquivo do Patrimonio Oral da Identidade de Galicia, transcrito por Sergio de la Ossa.

(Comentario musicológico de Isabel María Ayala Herrera)

Partitura
Transcriptor de la partitura

Isabel María Ayala Herrera

Bibliografía

IGRH: 0179 + 0605.1

Otras versiones de "Madre, en la puerta hay un niño"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3978); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 33); Álvarez Cárcamo (2019: 25.20); Atero Burgos (2003: n.º 62); Benítez Sánchez (1999: pp. 215-216); Benítez Sánchez (2000: p. 266); Díaz (2007: A.1.1); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 156-157); Foxo (2011: p. 117); Fraile Gil (2013: n.º  50); Fraile Gil (2016: n.º 294-296); Gil Muñoz (2010: n.º 27, 28); Heredia Menchero (2017: n.º 29, 32); Higueras Martínez y Aguilar González (2001: pp. 157-158); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 189); Moreno Moreno (2016: n.º 88-90); Pimentel García (2020: n.º 245); Piñero Ramírez (1996: n.º 61); Piñero Ramírez (2004: n.º 48); Piñero Ramírez (2013: n.º 108); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: pp. 128-129); Rico Beltrán (2009: n.º 75); Salazar (1999: n.º 146);Schubarth y Santamarina (1986: n.º 57); Tejerizo Robles (2007: n.º 478-481); Trapero (2003: n.º 56); Trujillo Pacheco (2017: n.º 51, 53); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 152); Vázquez León (1993: n.º 16).

Contaminaciones y engarces

El niño Dios pidiendo + Madre, en la puerta hay un niño (Álvarez Cárcamo, 2019: n.º 25.19; Asensio García, 2004: p. 115; Díaz, 2007: A.1.2, A.1.3; Rico Beltrán, 2009: n.º 72); El niño Dios pidiendo + Madre, en la puerta hay un niño + El niño perdido y hallado en el templo (Rico Beltrán, 2009: n.º 73); El niño perdido y hallado en el templo + Madre, en la puerta hay un niño (Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 57a1-57a3, 57b2, 57c1- 57c2); Madre, en la puerta hay un niño + El niño Dios pidiendo (Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 57b1); Madre, en la puerta hay un niño + El niño Dios pidiendo + El niño perdido y hallado en el templo (CLO, 0884r, Trujillo Pacheco, 2017: n.º 52); Madre, en la puerta hay un niño + El niño perdido y hallado en el templo (Asensio García, 2004: p. 114; CLO, 0424r, 0432r, 0759r, 0806r, 1111r; Gómez Garrido, 2012: n.º 145; Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 57b1).

Otras versiones de "El niño perdido y hallado en el templo"

Álvarez Cárcamo (2019: 25.21); Atero Burgos (2003: n.º 65); Betancourt, Bonamore y Cohen (1992: n.º 18 de «Romances religiosos»); Fraile Gil (2010: n.º 151); Fraile Gil (2016: n.º 291); Hernández Fernández (2010: n.º 21-22); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 140); Pimentel García (2020: n.º 220); Piñero Ramírez (1996: n.º 64); Piñero Ramírez (2013: n.º 109); Salazar (1999: n.º 144); Schubarth y Santamarina (1986: n.º 54); Trapero (1985: n.º 127-128); Trapero (2000b: n.º 80); Trapero (2003: n.º 57); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 94, 95); Trujillo Pacheco (2017: n.º 51, 53).

Contaminaciones y engarces

El niño Dios pidiendo + Madre, en la puerta hay un niño + El niño perdido y hallado en el templo (Rico Beltrán, 2009: n.º: 73); El niño perdido y hallado en el templo + Madre, en la puerta hay un niño (Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 57a1-57a3, 57b2, 57c1- 57c2); El niño perdido y hallado en el templo + Por las almenas del cielo (Álvarez Cárcamo, 2019: 25.22); La toca de la Virgen y el alma pecadora + El niño perdido y hallado en el templo (CLO, 0539r); Madre, en la puerta hay un niño + El niño Dios pidiendo + El niño perdido y hallado en el templo (CLO, 0884r; Trujillo Pacheco (2017: n.º 52); Madre, en la puerta hay un niño + El niño perdido y hallado en el templo (Asensio García, 2004: p. 114; CLO, 0424r, 0432r, 0759r, 0806r, 1111r; Gómez Garrido, 2012: n.º 145; Schubarth y Santamarina, 1986: n.º 57b1).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

TRAPERO, M. (1990). Los romances religiosos en la tradición oral de Canarias. Madrid: Nieva.

PURCELL, J. B. (1980). Traditional Ballads among the Portuguese in California. En Portuguese Americans and Spanish Americans (pp. 1-19, 77-90)Nueva York: Arno Press.

TRAPERO, M. (1990). Los romances religiosos en la tradición oral de Canarias. Madrid: Nieva.

VÁZQUEZ RECIO, N. (2000). Una yerva enconada: Sobre el concepto de motivo en el Romancero Tradicional. Fundación Machado – Diputación de Cádiz.

Transcripción

—A tu puerta llora un niño     más hermoso que el sol bello.
Está llorando de frío;     sin dudas, estará en cueros.
—Mándele usted que entre,     se calentará,
porque en este pueblo     ya no hay caridad,
ni nunca la ha habido     ni nunca la habrá—.
Entra el niño y se calienta     y, después de calentado,
le pregunta la patrona:     —¿De qué patria sois reinado?—
El niño responde:     —De [¿muy lejas?] tierras,
mi madre del cielo     y yo nací en la tierra.
—Dime, niño, vuestro nombre.     —Jesús me llamo, señora,
que me lo ha dado mi padre,     que el cielo y la tierra adoran.
—¡Qué lindo es el niño,     hermoso y gracioso,
y hasta el habla tiene     de ser cariñoso!
Harle la cena a ese niño,     hacésela de contado,
y le tendremos en casa     como niño regalado—.
El niño responde:     —Eso no, señora,
que tengo una madre     que el cielo la adora.
—¿Mucho quieres a tu madre?     —Sí, señora, que la quiero;
tres días que no la he visto     tres mil años se me han hecho.
Si usted me dijera     adónde paraba
de rodillas fuera     hasta que la hallara.
—Harle la cama a ese niño,     hacésela de primor.
—¿Para qué quiero yo cama     si mi cama es un rincón?
Mi cama es el suelo     desde que nací
y hasta que en cruz muera     ha de ser así—.
Su madre le anda buscando     por calles y callejones,
preguntando si habéis visto     al sol de los soles,
al que todos nos alumbra     con sus resplandores.
—Sí, señora, que le he visto,     deme usted las señas de él.
—Sus ojos son grandes,     hermosos y bellos,
las noches oscuras     alumbra con ellos.

Resumen de "Madre, en la puerta hay un niño"

El niño Jesús llega a la puerta de una casa. La hija de la dueña le informa a esta de que hay en la calle un niño muy hermoso que tiene frío y deciden acogerlo. Una vez que el niño entra en calor, la patrona le pregunta por su procedencia. Él responde: a) que viene del cielo y que está en el mundo para sufrir, b) que viene de lejanas tierras y que su padre es del cielo y él nació en la tierra, c) que es de Belén y que sus padres son del cielo. En algunas versiones, la patrona le ofrece de cenar y le propone que se quede con ella, pero él rechaza su oferta porque quiere mucho a María. Durante la comida, el niño rompe a llorar porque su madre no podrá comer de preocupación o porque es muy pobre. La mujer le ofrece una buena cama para descansar, pero el niño prefiere dormir en el suelo. A la mañana siguiente, Jesús se despide e informa de que pueden encontrarlo en el templo o en el cielo, que es el lugar donde vive. En algunas versiones, el niño vuelve a la casa al día siguiente con un costal de trigo y una peseta para recompensar la caridad de la patrona.

Resumen de "El niño perdido y hallado en el templo"

La Virgen sale a buscar a su hijo, al que ha perdido. Interroga desesperada a todas las personas que encuentra por el camino. Una mujer le asegura que el día anterior lo encontró pidiendo limosna en la calle. El niño prometía recompensar en el reino de los cielos a aquel que atendiera a sus ruegos. La mujer, compadecida, le dio albergue en su casa y cuando preguntó por sus señas, Jesús le aseguró que era hijo de Dios. Ella trató de prepararle una cama en su humilde casa, pero él se conformó con una estera o pajas. Al día siguiente, se despidió de ella y le indicó que se dirigiría al templo. La Virgen pregunta por él en todos los templos y lo encuentra en uno de ellos o en unas murallas conversando sobre Dios con unos doctores.