El amor de un padre

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0780r

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante indica que el título de este romance es Abandonada.

La informante indica que aprendió estas canciones “porque, cuando yo era chica, mi madre se iba al campo, y si me dejaba una peseta para comprar comida, venía un tío de coplas y yo compraba las coplas, y no compraba la comida. Y así nos lo pasábamos. Y mi madre, que iba al campo, me llevaba a las quinterías con ella, y yo aprendía los cantares".

Bibliografía

IGRH: 0000

Versión publicada en Anaya Fernández y Anaya Flores (1999: pp. 80-82; música p. 186; procedencia y peculiaridades p. 212).

Otras versiones de "El amor de un padre"

Alguacil González (2012: pp. 79-84); Pimentel García (2020: n.º 740).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

Era José un gran chófer     en casa de una marquesa;
abandona a su esposa     y a sus hijos no se acuerda.
El hijo de doce años     a pedir salió una tarde
para alimentar su hermanito     y a su cariñosa madre.
Se ha acercado a un caballero,     aunque con vergüenza grande,
y al pedirle una limosna     lo ha conocido su padre.
Haciéndole un gran desprecio,     el coche se montó;
no haciéndole caso al hijo,     pronto desapareció.
A otro día bien temprano     el niño se preparaba,
haciéndose de un cuchillo,     sin que nadie lo observara.
Entre las seis y las ocho     en la capital marchaba;
a un amigo de su padre     en la calle se encontraba.
—Ángel, ¿dónde está tu padre?     —el amigo preguntaba.
—Hace tiempo nos dejó,     no sabemos dónde para.
—¿Quieres saber dónde vive?     —este amigo le decía.
Enterado quedó Ángel     dónde su padre vivía.
Entre las nueve y las diez     en aquella casa entraba;
vio una señora elegante     que sonriéndose estaba.
—¿Vive aquí José Romero?     —el niño le preguntaba.
—Aquí vive ese señor;     ¿es que algo deseabas?
—Vengo a pedirle, señora,     ese hombre es mi padre,
que usted le vino a robar     el cariño de mi madre—.
La señora que lo oía     sobre el niño se arrojó
y despachándolo a la calle,     una bofetá le dio.
Sacando el niño el cuchillo,     una puñalá le dio;
desplomada cayó al suelo     y malherida quedó.
Ángel se fue muy tranquilo,     al juez se le presentó
y de todo lo ocurrido     prestó su declaración:
—Señor juez, he hecho una muerte,     maté una mujer ingrata,
que ha sido nuestra ruina     por del de nuestra garganta.
He matado a una mujer,     para nosotros fue infame.
¡Cuánto tormento por ella     habrá sufrido mi madre!—.
Escuchando el juez al niño,     no ha podido contenerse
y se saltaron las lágrimas,     viendo al niño defenderse.                   
A Ángel por su fiel valor     lo dejan en libertad;
quien mal vive mal acaba     como dice este refrán.

Resumen de "El amor de un padre"

Cierto día, el chófer de una marquesa decide abandonar a su mujer y sus hijos para comenzar una relación con esta. La esposa, desesperada porque su marido no vuelve, le pregunta a la marquesa por su paradero, pero ella asegura no saber nada. La familia sufre apuros económicos y uno de los hijos se ve obligado a pedir. Un día, mientras está mendigando, ve a un caballero subido en un coche, y descubre que se trata de su padre acompañado de la marquesa. Entonces, acude armado a casa de la señora y la asesina. Declara ante el juez su crimen, pero dice perdonar a su padre.