Ven conmigo, pastorcillo

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 0894c

Informantes

Recopiladores

Notas

En la versión cantada se repiten los dos últimos versos de la primera estrofa, según el siguiente esquema: “Ven conmigo, pastorcillo, / que Jesús llorando está. / Yo le canto, tú le tocas / y él dormido quedará. / Yo le canto, tú le tocas / y él dormido quedará”. La primera estrofa se emplea a modo de estribillo después de cada una de las nuevas estrofas.

Quede constancia de nuestro agradecimiento a Francisca López Zafra, alcaldesa de Mures, por cedernos un espacio para entrevistar a las informantes en el ayuntamiento de esta localidad.

Notas léxicas

portalón: el significado que encontramos en esta composición se documenta desde el DRAE (1947): ‘puerta grande que hay en los palacios antiguos y cierra no la casa, sino un patio descubierto’. El DEA (1999) admite dos acepciones: (i) ‘puerta grande que da al exterior’ y (ii) ‘portal grande’. En el TLHA se documenta esta voz, registrada en el Vocabulario andaluz (1934) de Alcalá Venceslada y definida como ‘puerta de la calle’.

(Nota léxica de Marta Torres Martínez)

Bibliografía

Remitimos a CLO: 0436c, que coincide en la primera estrofa.

Transcripción

Ven conmigo, pastorcillo,    
que Jesús llorando está.
Yo le canto, tú le tocas    
y él dormido quedará.

Ábreme la puerta, niño.
Ábreme tu corazón
que aquí afuera ya hace frío
y a tu lado hallo calor.

En el portalón* divino
cantaremos con amor,
con el corazón herido
a los pies del niño Dios.

Y el que duerme en un pesebre
tiene el cielo el resplandor.
Vamos sin hacer ruido
que el niño ya se durmió.