Castigo del sacristán

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1018r

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante indica que esta canción lleva por título Las dos hermanas.

Esta versión se canta con el siguiente estribillo, cuyo esquema se repite en todos los versos: “Esto eran dos hermanas, / la zarabandilla, / y se iban a acostar, / zarabandilla, andilla, / zarabandilla, andá”. En el último verso no se repite el estribillo después del segundo hemistiquio.

Bibliografía

IGRH: 0536

Versión publicada en Anaya Flores (1999: p. 152; música p. 181; procedencia y peculiaridades p. 219) y Anaya Flores (2016: p. 372; música: p. 405).

Otras versiones de "Castigo del sacristán"

Atero Burgos (2003: n.º 100); Fraile Gil (2010: n.º 126); Fraile Gil (2016: n.º 66); Gil Muñoz (2010: n.º 14); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 45); Moreno Moreno (2016: n.º 108); Pimentel García (2020: n.º 397); Sánchez Miguel (1984: n.º 28); Tomé Fernández (2009: p. 322, 385).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

COSTA FONTES, M. da (1983). Romanceiro da Ilha de S. Jorge. Coimbra: Universidade/CSMP-Universidad Complutense de Madrid.

Transcripción

Esto eran dos hermanas     que se iban a acostar.
Dice la chica a la grande:     —Gente suena en el corral—.
Coge la chica el garrote     y el candil para alumbrar.
Miraron tos los rincones,     rincones y rinconás,
y en el rincón más oscuro     encuentran a el sacristán.
—¿Qué hace por aquí, don Pedro,     que hace usté aquí en mi corral?—.
La chica le pega palos,     la grande le pega más.
Ya le sonaban los huesos     como nueces en costal.
Le cogieron de las patas,     le tiran a otro corral.
Al otro día siguiente,     doblan por el sacristán.

Resumen de "Castigo del sacristán"

Tres hermanas se disponen a acostarse cuando oyen ruido en el corral. Una de ellas cree que puede tratarse de un hombre y la más pequeña propone matarlo. Salen con varas de naranjo y antorchas y lo apalean. En otras versiones, las hermanas lanzan al sacristán a otro corral. El herido llega al hospital y pide confesión. Allí cuenta que las atacantes han sido tres hermanas, con la menor de las cuales quería casarse.