Silvana

Audio

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante le da el título de Silvana.

Aclaraciones léxicas:

si este seso: el sentido es: “si esto es así”.

Bibliografía

IGRH: 0005

Versión publicada en Anaya Flores (1999: pp. 117-118; música p. 175; procedencia y peculiaridades p. 215) y Anaya Flores (2016: pp. 271; música p. 399).

Otras versiones de "Silvana"

Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 22); Álvarez Cárcamo (2019: 12.4); Asensio García (2004: pp. 95-96); Atero Burgos (2003: n.º 31); Benítez Sánchez (2000: p. 203); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 193-194); Esteve Faubel (1998: pp. 1084-1085); Fraile Gil (2010: n.º 82); Fraile Gil (2013: n.º 35); Fraile Gil (2016: n.º 44-45); Manzano Alonso (2003: p. 284); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 27); Moreno Moreno (2016: n.º 41, 42); Pimentel García (2020: n.º 181); Piñero Ramírez (1996: n.º 32); Piñero Ramírez (2004: n.º 26); Piñero Ramírez (2013: n.º 28); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 56); Rico Beltrán (2009: n.º 28); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 38); Trapero (2000a: n.º 28); Trapero (2000b: n.º 19); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 35); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 69).

Contaminaciones y engarces

Delgadina + Silvana (Piñero Ramírez, 2004: n.º 24); Lanzarote y el ciervo del pie blanco + Silvana (Trapero, 2000b: n.º 5.20); Silvana + Conde Alarcos (Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 36; Valenciano López de Andújar, 1994: n.º 27.a); Silvana + Conde Claros en hábito de fraile (Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 37); Silvana + Delgadina (Trapero, 1985: n.º 66); Silvana + Doncella sorprendida en la fuente (Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 38); Silvana + Novio asesinado (CLO, 0400r); Silvana + Santa Catalina + Devota de la Virgen en el yermo (Trujillo Pacheco, 2017: n.º 35).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

ANASTÁCIO, V. (1982). Os incipit de Silvana no romance do Conde Alarcos: Considerações. Quaderni Portoghesi, 11-12, 227-239.

GUTIÉRREZ ESTÉVEZ, M. (1978). Sobre el sentido de cuatro romances de incesto. En M. Gutiérrez Esteve, J. A. Cid Martínez y A. Carreira (Coords.), Homenaje a Julio Caro Baroja (pp. 551-579)Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

GUTIÉRREZ ESTÉVEZ, M. (1981). El incesto en el romancero popular hispánico: Ensayo de análisis estructural [Tesis doctoral]. Universidad Complutense de Madrid.

MARTÍN DURÁN, A. M. (2016). La denuncia del incesto en el romancero de tradición oral y su función como antídoto de la violencia de género: los romances de Delgadina y Silvana como referente. En ¡Muerto soy! Las expresiones de la violencia en la literatura hispánica desde sus orígenes hasta el siglo XIX (pp. 43-56)Sevilla: Renacimiento.

PEREIRA, A. G. (1908). Folk-lore trasmontano: Dona Silvana. Ilustração Trasmontana, 1, p. 176.

PINTO, A. de M. (1970). Romance de Dona Silvana. Revista Brasileira de Folclore, 27, 118-126.

VALIENTE BARROSO, B. (2015). El Romancero tradicional de Cantabria: el ciclo del tabú del incesto [Tesis doctoral]. Universidad Complutense de Madrid.

Transcripción

Silvana se paseaba     por sus largas galerías,
y su padre la miraba     por un mirador que había.
―Silvana, si tú quisieras     ser de tu padre querida,
te vestiría de oro,     de plata te calzaría.
―¿Y las penas del infierno,     padre, quién las pasaría?
―Hay un santo padre en Roma     que a los dos perdonaría.
―Y un solo Dios en los cielos     que a los dos castigaría.
―Madre, si es usted mi madre,     y con razón que lo diga,
porque el traidor de mi padre     días ha me perseguía.
―Hija mía, si este seso*,     yo pronto lo evitaría:
cambiaremos de vestido     (y) el mes de Pascua Florida―.
Ya cambiaron de vestir,     lo de la madre a la hija;
y ha pasao donde está el rey     a darle los buenos días:
―Buenos días tengas, rey.     ―Adiós, Silvana querida.
―Yo no soy Silvana, no,     que soy tres veces parida;
primero parí a don Juan,     segunda, a doña María
y tercera, a la Silvana,     la que quieres por querida―.
A el oír estas palabras,     al suelo mortal caía;
le echaron agua en la frente     por ver si este en sí volvía.
Y cuando volvió ya en sí,     estas palabras decía:
―Tú has de ser la heredera     de los bienes de mi vida,
porque has sabido guardar     tu honra, también la mía.

Resumen de "Silvana"

Un padre le propone relaciones a la menor de sus hijas. Esta le replica que no pueden amarse porque Dios los castigaría. Poco después, la muchacha se encuentra con su madre y le cuenta lo sucedido. Esta decide remediar la situación vistiéndose con las ropas de su hija y dirigiéndose hacia la alcoba de su marido. Por la mañana, la mujer le revela su verdadera identidad. Él se muestra agradecido por haber defendido su honor y el de su hija. En otras versiones, el padre se desmaya y, cuando vuelve en sí, le ofrece a su honrada hija toda su hacienda.