El hijo libertino

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1082r

Informantes

Recopiladores

Sotero Martín

Responsable del grupo investigador: Jerónimo Anaya Flores

Notas

Aclaraciones léxicas:

municidio: por municipio.

Bibliografía

Otras versiones de "El hijo libertino"

Pimentel García (2020: n.º 691).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

En la provincia de Orense     hay un pueblo municidio*;
[¿…?]     un matrimonio vivía;
para su mayor desgracia,     cuatro hijos ha tenido:
tres niñas de poca edad,     un hijo muy libertino,
jugador y muy vicioso,     sin prevención  de bolsillo.
El vinticinco de marzo     un día de fiesta ha sido.
A las cuatro de la tarde,     se junta con cuatro o cinco,
se pusieron a jugar     [¿con to el calor del que vino?].
Se les acaba el dinero     y le dice a sus amigos:
—Señores, si ustedes quieren,     venir uno solo conmigo
a la casa del alcalde,     [¿que allí no se acaba el vino?].
Si le cogemos la puerta,     cada uno con un cuchillo,
[¿hacemos?] dinero     para poder divertirnos—.
De vueltas en una taberna,     cuando una niña los vido,
la niña le dijo al padre     (………………………)
Y el padre al señor alcalde     le dijo lo que había oído.
Y, en aquel mismo momento,     dos parejas han venido.
De los cinco, tres prendieron,     y los demás han huido.
Este Juan tenía una novia     de mucho valor y brío;
para escapar de la cárcel     un revólver le ha metido
dentro de una empanada,     y él la coge en su bolsillo.
Ya falsifican la cárcel.     Ya que en la calle se ha visto,
la dirección que ha tomado,     el camino que ha cogido
ha sido en casa sus padres     y estas palabras l’he dicho:
—Usted, que aquí, señor padre,     que a la cárcel no me ha visto,
[¿para el día desdicharme     para no irme más al vicio?].
—Si anduvieras como yo,     al trabajo entretenido,
no te fueras con los mozos     a la taberna por vicio.
—¿Adónde está mi madre,     que quiero yo maldecirla?
[¿A toda la familia muerto?]     ………………………
¿Adónde está mi madre,     que van a morir los cinco?
—Hijo de mi corazón,     a la Virgen te lo pido,
que no nos mates, por Dios,     y nos iremos contigo;
haremos cuenta no más     de la salud, te lo suplico.
—Que adónde está mi madre,     que van a morir los cinco.
—Hijo de mi corazón,     por la Virgen te lo pido,
que no nos mates, por Dios,     y nos iremos contigo.
—Callen ustedes sermones     porque ya hemos concluido—.
Se echa mano a su puñal,      desenvaina su cuchillo;
le pegó tres puñaladas,     ya le ha sacado el brillo.
Una niña, entre sus padres     y la otra se ha escondido,
pero también la mató.     (…………………………)
Y la madre se ha salío     por una puerta de atrás;
consigo llevaba un niño     de tres años de edad.
A los gritos que ella daba,     dos parejas han venido;
que los dos centinelas     lo dejan muy mal herido.
Juan González en el monte     ya se ha ido más trenquilo.
Juan González en el monte,     su carabina y auxilio,
que la novia se lo dio     pa hacer [¿…?]
Juan González en el monte     se ha encontrado con Camilo,
que era un mozo de aquel pueblo.     (………………………)
—¿Adónde vas por aquí?—,     le pregunta el pobrecillo.
—Pues vengo de nuestro pueblo.      Pues cuidado con el pico
[¿nunca hay por un caridad     como yo monte en el bicho?]—.
Pero al revolver la espalda,     el corazón le ha partido.

Resumen de "El hijo libertino"

Un matrimonio tiene un hijo vicioso y derrochador. Estando este en una taberna junto con sus amigos, les propone robar en casa del alcalde. Una niña los oye y se lo cuenta a su padre, que previene al alcalde. Se presentan allí algunos miembros de la fuerzas de seguridad y los prenden a todos, excepto a algunos individuos que consiguen escapar. El protagonista es condenado a cárcel. Logra fugarse de allí gracias a la ayuda de su novia, que le envía un revólver escondido en una empanada. Una vez fuera, se dirige a casa de sus padres, y mata a su padre y a parte de sus hermanos. La madre logra escapar con el hijo más pequeño. A sus gritos, acude la Guardia Civil, que deja al delincuente malherido. Este logra huir y se refugia en el monte. Se encuentra con un mozo del pueblo, al que asesina para que no revele su paradero.