Declaración de la guerra de Marruecos

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1087r

Informantes

Notas

Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00006A 11).

Título indicado en las anotaciones de campo: "La guerra de África".

Muchos de los temas de esta entrevista fueron también transcritos en el Catálogo Folclórico de la provincia de Valladolid.

Bibliografía

Otras versiones de "Declaración de la guerra de Marruecos"

Atero Burgos (2003: n.º 135), Pimentel García (2020: n.º 495).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

(...) siete,     nuestro Dios omnipotente,    
un cometa ensangrentado     (y) anochecer al poniente.
Con el color encendido,     los corazones se asustan
y fue desapareciendo     y en el África se oculta.
Luego, en el cincuenta y nueve,     fueron nuestros desatinos,
cuando nos fue declarado     todo el reino marroquino.
Ya cerca amenaza el fuego     y el general no admitía,
sin dar un parte primero     (y) a nuestra reina querida.
Viendo el general los grupos     y que los males abundan,
(y) puso un pliego cerrado     (y) a doña Isabel Segunda.
Rompiendo la reina el pliego,     (y) se puso en oración,
vertiendo lágrimas tiernas     que nos causan casi horror.
Puesta [¿pusi?] de rodillas,     estuvo haciendo oración
delante del rey del cielo     y la jura consentió:
—Limpia y pura Concención,     madre del Pastor divino,
líbrales a mis hijitos     del bárbaro marroquino.
Limpia y pura Concención,     —decía en sus oraciones—
dad buen acierto a mis jueces     y buenas disposiciones—.
Dijo el general Ochagüe     —(Y) a mí se me hace tarde.
Si algún tiempo tardamos,     dirán que somos cobardes—.
Dijo el general García:     —La primera sangre es mía.
No se envainará mi espada     y a eso ………………………
Dijo el general Roldeolano,     dijo rechinando el diente:
—No se envainará mi espada     (y) hasta ver los confundientes.
—Sí, pero, como son tantos     y como brutos se aferran,
dentro de muy pocos días,     nos declararán la guerra.
Sí, pero, como son tantos,     y todos toman las armas,
a un retiempo que te den,     ganarán corona y palma—. [Com. 1]
Y estos siete generales     defensores de la fe,
hacen propósito firme     que han de morir o vencer.
De la noche a la mañana,     se enteró el pueblo español,
sin haber fuerzas humanas     que sujeten la nación.
Unos regalan dinero     y otros regalan ganado;
no se ha visto en toda España     pueblo tan entusiasmado.
Si la mochila se puerde,     poco se puede perder;
defender nuestra bandera     (y) hasta morir o vencer.
Y, aunque mi caballo ha muerto     (y) aquí tenéis tal jinete. [Com. 2]
 

[Com. 1: Eran siete generales, pero no me lo sé.]

[Com. 2: Eran siete generales, pero ya…, ya no me...]

Resumen de "Declaración de la guerra de Marruecos"

El reino de Marruecos se declara en rebelión. Un general que allí se encuentra informa por carta a Isabel II. La reina se lamenta por su pueblo. Algunos generales se ofrecen a luchar y opinan que lo mejor es declarar la guerra. El pueblo español conoce la noticia y se ofrece para luchar. Otros ciudadanos, además, ofrecen dinero y reses a la causa.