El que quiera casarse que tenga

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1092c

Informantes

Recopiladores

Notas

En la versión cantada se repiten los últimos versos de la séptima estrofa. Para concluir la composición, se repite la penúltima y antepenúltima estrofa.

Las informantes manifiestan que se trata de una composición interpretada durante el carnaval y que la aprendieron de sus mayores.

Agradecemos la valiosa ayuda de Fuensanta Aranda Gómez, quien nos puso en contacto con los informantes para la realización de esta entrevista.

Transcripción

El que quiera casarse que tenga
gran cuidado de nunca escoger
la mujer con los ojos azules
porque a esa le gusta beber.

Si los tiene muy grandes y negros,
presumida en el espejo mirarse.
Si los tiene pequeños y feos,
con la escoba en la calle plantarse.

Acaramelados, no debéis pensar;
humedas de cola suelen resultar.
Si son regulares y negros los tiene,
esa es la mujer que a ti te conviene.

Hoy me han dicho que la Encarnación
un hermoso niño tuvo ayer,
y asombrado se quedó el doctor
y toda la gente que lo vio nacer.
Con gran alboroto dicen las vecinas:
—¡Yo no he visto un niño con tanta...             
manteca, no se asuste usted!

Me han contado que la Adoración 
estando charlando con su novio ayer
fue azotada de tal picazón
que al suelo aturdida hubo de caer
y al desabrocharla y dar la receta
con mucho cuidado le cogió una...                       
pulga sobre el cinturón.

Su madre al baile la llevó
y un novio le salió,
como era forastera.
Y a eso que la pretendió,
al momento la olvidó
y la dejó soltera.

Eso suele suceder
en las todas las mamás
que tienen niñas guapas.
Los de infantería no llegan
y los de a caballo
de largo se pasan.

Luego quieren las mozuelas
que se casen los mozuelos.
Eso era antiguamente,
cuando no andaban en cueros.

Ahora se le ven las piernas,
los cerros de Tetuán,
y si se agachan un poco
la cañería general.

Laralará lalalaralalalalá laralará laralalá.
Laralará lalalaralalalalá laralará laralalalá.

El mozo del arrabal
tiene la casaca rota.
Se la enganchó en una estaca
corriendo tras de las mozas.

Aire del aire,
pobre de ti,
tan buena moza
te ves así.

Te ves así,
di la verdad,
por el mocito
del arrabal.

En casa de don Simón
solamente hay una cama.
Si en ella se acuesta él,
¿dónde coño duerme el ama?