Los primos romeros

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1150r

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante indica que esta canción se la enseñó su abuela.

En esta versión, al cantar los versos pares, se introduce el estribillo: “olé, salero”, y después se repite el último hemistiquio, según el siguiente esquema: “Hacia Roma caminan / dos peregrinos, / a que los case el papa / porque son primos, / y olé, salero, / porque son primos".

Bibliografía

IGRH: 0142

Versión publicada en Anaya Flores (2016): p. 217.

Otras versiones de "Los primos romeros"

Álvarez Cárcamo (2019: 20.10); Atero Burgos (2003: n.º 119); Benítez Sánchez (2000: pp. 267-269); Cid (1974: n.º 44); Fraile Gil (2013: n.º  58); Fraile Gil (2016: n.º 78-79); Gil Muñoz (2010: n.º 16, 17); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: pp. 169-170); Manzano Alonso (2003: pp. 412-418); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 176); Moreno Moreno (2016: n.º 120); Pérez Rivera (2015: n.º 261-263); Pimentel García (2020: n.º 464); Piñero Ramírez (1996: n.º 113); Piñero Ramírez (2004: n.º 76); Piñero Ramírez (2013: n.º 15); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: pp. 101-102); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 95); Rico Beltrán (2009: n.º 91); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 66); Tejerizo Robles (2007: n.º 403); Trujillo Pacheco (2017: n.º 66).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

LÓPEZ ESTRADA, F. (1984). El romance de Don Bueso y la canción de La peregrinita en el cancionero folklórico de Antequera. En A. López Bernasocchi y J. M. López de Abiada, De los romances-villancico a la poesía de Claudio Rodríguez: 22 ensayos sobre las literaturas española e hispanoamericana en homenaje a Gustav Siebenmann (pp. 253-263). Madrid: José Esteban.

RODRÍGUEZ BALTANÁS, E. J. (1997). La boda de penalty: El romance de los primos romeros o la resolución poética de un conflicto vulgar. Revista de dialectología y tradiciones populares, 52 (1), 47-64.

ROLDÁN GARCÍA, A. (2017). Cabra en el corazón romancero de García Lorca: "Romance sonámbulo" - "Los pelegrinitos". Arte, arqueología e historia23-24, 19-22.

VALIENTE BARROSO, B. (2015). El Romancero tradicional de Cantabria: el ciclo del tabú del incesto [Tesis doctoral]. Universidad Complutense de Madrid.

Transcripción

Hacia Roma caminan     dos peregrinos,
a que los case el papa     porque son primos.
Sombrerito de hule     lleva el mozuelo;
y la peregrinita,     de terciopelo.
 Al pasar por el puente     de la Victoria,
 tropezó la madrina,     cayó la novia.
 Ya llegaron a Roma,     suben arriba
 y, en la sala del papa,     los examinan.
 Ha preguntado el papa     que qué edad tienen;
 ella dice que quince     y él diecisiete.
 Ha contestado el papa     desde su cuarto:
 —¡Quién fuera peregrino     para otro tanto!—.
 Las campanas de Roma     ya repicaron
porque los peregrinos     ya se han casado.

Resumen de "Los primos romeros"

Dos primos peregrinan hacia Roma con el fin de conseguir la dispensa papal para poderse casar o de obtener el perdón de la Iglesia porque han pecado. En algunas versiones, se alojan en una posada y allí se besan, o la peregrina tropieza y se cae cuando se dispone a cruzar un arroyo. Cuando llegan hasta el papa, este les pregunta por el motivo que les ha llevado hasta allí y se interesa por su nombre, edad y procedencia. En ocasiones, el papa les pregunta si han pecado y la peregrina contesta que solo se han dado un beso o que se han dado la mano al cruzar el arroyo. En algunas versiones, el peregrino besa a la muchacha delante del padre santo y este exclama que ojalá pudiera estar en su lugar. En ocasiones, los mozos del palacio o el criado del papa le hacen señas a la muchacha, y ellos se marchan de allí enseguida, o el novio se pone celoso al notar que el papa está tratando de darle la mano a la peregrina. El papa les pone de penitencia que no se den la mano hasta llegar a Valencia. Existen distintos desenlaces: 1) una vez han llegado a su destino, la peregrina da a luz a una niña; 2) las campanas de Roma repican porque los peregrinos se han casado; 3) al llegar a Valencia piden posada, pero los mozos de la venta le hacen señas a la peregrina y el muchacho, celoso, le propone a su prima marcharse allí. Más adelante se alojan en otra venta donde la muchacha da a luz a una niña; 4) la peregrina se cae en un puente y llega a Valencia embarazada; da a luz en una venta.