Murgas y bailes de sociedad

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1231n

Informantes

Notas

Registro sonoro perteneciente al Archivo de la Tradición Oral de la Fundación Joaquín Díaz (sign.: ATO 00026 08).

Transcripción

[Recopilador:] ¿Y quién lo preparaba eso? Lo prepararía alguien…

[Sergio:] ¡Ah! Aquí había uno muy bueno, coño, tú conoces a uno de los mejores que había, a Julio Liberal, el de la Marcela. Aquel tío pa impr- | aquel. Y Agapito Jorge, ¿te acuerdas de Agapito Jorge, María? Sí, murió ya. Se ahorcó allí en Valladolid, se ahorcó allí en Valladolid, sí, sí. Y de aquel Jorge, de aquel Agapito Jorge también, ¡qué bien improvisaba! Este que va a venir ahora, Eduardo, yo le haré que le improvise a usted unas cuantas de cosas, verá usted cosas bien, bien, improvisando aquí el amigo Eduardo.

[Recopilador:] ¿Y esas murgas cuándo se hacían? 

[Sergio:] ¡Ah! Solo en carnavales.

[Recopilador:] Solo en carnavales. ¿Y el carnaval qué duraba, los tres días antes de…?

[Sergio:] Hombre, sí, por aquí, francamente, tenía usted el domingo de…, de carnaval y el lunes.

[Recopilador:] ¿Que se llamaba el domingo gordo?

[Sergio:] Domingo gordo. Y luego, el lunes y martes de carnaval. Y luego, venía el domingo siguiente, que era el domingo de Piñata, y ya se cerraban ahí los carnavales.

[Recopilador:] ¿Y ahí se hacía baile?

[Sergio:] Sí, sí, había baile, baile de sociedades. Yo he bailao en este pueblo, que ya verá usted cómo le gusta este pueblo, yo de muchacho he bailao en cinco sociedades, en cinco bailes de sociedades. Mi padre pertenecía a dos sociedades, pero en esos días se autorizaban a los socios de unas sociedades con los de las otras combinaciones para que entraran. Y claro, había un registro, íbamos con la cara tapada, pero, claro, yo de máscara, con la cara tapada, y había con una habitación así pequeña: —A ver, pase—. Porque íbamos ante tal portero: —Pasar aquí—. Había que entrar por ahí. Y allí estaban dos o tres de la junta del círculo que fuere y | la careta: —Soy hijo de Luisano—. ¡Ah! Sí, pase—. Soy Fulano— Pasa—. Sí, señor, eso se hacía así. Bueno, pues yo, entonces, he bailao en cinco bailes aquí de sociedades. Estaba La Falata, uno; Gorrilla, dos; el de Morales, tres; aquel de allí abajo..., enfrente de don Paco, cuatro, cuatro, ¡eso no existía! Cuatro. Y la casa esta de don Segundo el boticario, ahí en la plaza, Los Clarines que le llamaban, cinco.