Todas las Juanas son locas

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1290c

Informantes

Recopiladores

Notas

Esta versión se canta de la siguiente forma: “Todas las Juanas son locas, / la mía más que ninguna, / quiere que le salga un novio / todos los cuartos de luna, / todos los cuartos de luna, / todas las Juanas son locas. / (Y) arriba con los Manueles, / (y) arriba con los Manueles, / que los Manueles se acaban; / ya no quedan más Manueles / que mi hijo de mi alma, / que mi hijo de mi alma, / (y) arriba con los Manueles. / Que tiene el abecedario, / de las vinticinco letras, / que tiene el abecedario, / la más bonita es la jota, / que es el hombre que yo amo, / que es el hombre que yo amo, / de las vinticinco letras. / (Y) a la harina, la harina, / al salvao y al salvao, / al pimiento molío, / colorao, colorao. / (Y) una rubia me engañó, / y una rubia me engañó, / y me llevó junto al trigo; / ¿cuándo volverá la rubia / a gastar bromas conmigo, / (y) a gastar bromas conmigo?, / (y) una rubia me engañó. / (Y) una morenita, dos, / (y) una rubia vale un cuarto / y una morenita, dos; / vámonos a lo barato, / rubia de mi corazón, / rubia de mi corazón, / y una rubia vale un cuarto. / (Y) un cojo cayó en un pozo, / y otro cojo lo miraba / y otro cojo le decía: / —Mira cojo cómo nada, / mira el cojo cómo nada, / (y) un cojo cayó en un pozo".

Transcripción

Todas las Juanas son locas,
la mía más que ninguna,
quiere que le salga un novio
todos los cuartos de luna.
 
(Y) arriba con los Manueles,
que los Manueles se acaban;
ya no quedan más Manueles
que mi hijo de mi alma.
 
De las vinticinco letras
que tiene el abecedario,
la más bonita es la jota
que es el hombre que yo amo.
 
(Y) a la harina, la harina,
al salvao y al salvao,
al pimiento molío,
colorao, colorao.
 
(Y) una rubia me engañó,
y me llevó junto al trigo;
¿cuándo volverá la rubia
a gastar bromas conmigo?
 
(Y) una rubia vale un cuarto
y una morenita, dos;
vámonos a lo barato,
rubia de mi corazón.
 
(Y) un cojo cayó en un pozo,
y otro cojo lo miraba
y otro cojo le decía:
—Mira el cojo cómo nada.