Despedida de la hermana

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1297n

Informantes

Recopiladores

Transcripción

Yo, fíjate, no sé si tengo ese don, como lo tiene mi hija, mi, mi nieta, que vemos a veces cosas que… que solamente yo las veo. Como digo:

—Mira, yo acabo de ver una persona, una persona vestida de blanco y, y ahí pasó para allá—.

Y cuando dice: —¿Lo vio, papá? —dijo— yo lo acabo de ver—.

Y nadie lo ve, más que yo y ella.

Entons, mira, cuando yo fui a verla [a su hermana], fue una despedida, digo yo, mu-, muy agradable para mí, porque me recibió muy mal, no me recibió como, como yo esperaba, no. Entonces, ¿qué fue lo que pasó allí? Se me vino a la mente… porque me empezó a decir ella que no, que ella era más vieja que yo y que no, no traía bordón. Porque era cuando comenzaba yo a… a usar el bordoncito, toavía con | como pa no caerme, no me apoyaba como ahora. Dice:

—Mira yo —cuando ella me dijo a mí—, mírame mi cara, cómo la tengo de brillosa, y que mi cara, que brillosita—.

Se me ocurre. Le dije: —Mira, Amada, lo de la carita pasa. Las arrugas no matan, hija, sino a veces lo negro que tiene uno aquí adentro—.

Pero nunca le dije “aquí”, y ahí yo, yo toy consciente lo que le dije, mira: “lo negro, lo negro que tienes aquí”, o sea, que yo me equivoqué o…, o ya, ya mis manos me decían lo que le, lo que le iba a pasar a mi hermana, ¿eh? Le dije: “Mira, lo negro”, porque dicen que lo negro es [¿lo tristísimo?] del alma, se hace uno, unas, unas señas hacia… a su, a su… a lo que es la caja del cuerpo. Y es en esta ocasión, por equivocación o por el destino, y mis manos le indicaron otro sitio. Dije: “Mira, tú tas negra, Amada, tas negra pero de aquí”, yo así se lo dije, “de aquí”.

Vienen críticas, por ejemplo, di-, digamos del Óscar, dijo: “ay, papá”, dijo, dijo “el, el, el alma dicen que está aquí en el cuerpo, usted está haciendo aquí en la panza, acá en las tripas —dijo—, papá—.

Y pos, fíjate no más, que todo salió cierto. Todo salió cierto, tenía úlcera, que se estaba echando a perder aquí, mira, tenía negro todo adentro. Y de eso murió sola, como una perrita.