El milagro del trigo

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1502r

Informantes

Recopiladores

Notas

En esta versión, se repiten los versos 12, 16, 20, 24, 28 y 32.

Bibliografía

IGRH: 0512

Otras versiones de "El milagro del trigo"

Atero Burgos (2003: n.º 58), Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 133), Piñero Ramírez (1996: n.º 57), Piñero Ramírez (2004: n.º 45), Piñero Ramírez (2014: n.º 104)

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

De Belén salió un niñito     huyendo del rey del orbe;
por el camino han pasado     grandes fríos y calores.
Al niño lo llevan      con grande cuidado
porque el rey del orbe     quiere degollarlo.
Pero más adelante     (y) a uno labrador que vieron
le ha preguntado a la Virgen:     ―Labrador, ¿qué estás haciendo?―.
El labrador dice:     —Señora, sembrando
unas pocas piedras     para el nuevo año—.
Fue tan grande la multitud     que el Señor le dio de piedras
que parecía un peñasco    de esos de Sierra Morena.
Ese fue el castigo     que Dios le mandó
a ese mal hablado     y a ese labrador.
Llegaron más adelante     y a otro labrador que vieron
le ha preguntado la Virgen:     —Labrador, ¿qué estás haciendo?―.
El labrador dice:     —Señora, sembrando
un poco de trigo     para el nuevo año.
—Labrador, vete a tu casa     y ven mañana a segarlo,
que este favor te lo hace     (y) este niño soberano.
Y, si por aquí pasa     por mí preguntando,
dile que me vistes     (y) estando sembrando—.
El labrador llegó a su casa     y a su mujer le ha contado
todito lo que le pasa,     todo lo que le ha pasado.
La mujer le dice:     ―Eso no pue ser,
en tan poco tiempo     sembrar y coger―.
Estando segando el trigo,     pasaron dos a caballo
por una mujer y un niño     y un anciano preguntando.
El labrador dice:     —Cierto es que lo vi;
estando sembrando,     pasó por aquí—.
Tiran los caballos atrás,     llenos de ira y de rabia
porque no pudo lograr     (y) el intento que llevaban.
El intento era     de cogerlo preso
y de presentarle     al rey más soberbio.

Resumen de "El milagro del trigo"

La Virgen y san José huyen de Herodes, que quiere degollar a Jesús. En el camino sufren muchas penalidades (hambre, frío, etc.). En algunas versiones, san José pide limosna a unos ganaderos que le dan pan y cordero. A continuación, se encuentran con un labrador. La Virgen le pregunta qué está sembrando y este le contesta que piedras. Como castigo por su soberbia, todo el campo se convierte en rocas. Más adelante, se encuentran con otro labrador, al que María hace la misma pregunta. Este le contesta que está sembrando trigo para el siguiente año. La Virgen, como recompensa a su amabilidad, le anuncia que al día siguiente encontrará el campo lleno de trigo. A cambio, le pide que si viene alguien preguntando por ellos, le conteste que pasaron por allí cuando se estaba sembrando el trigo. El labrador vuelve a su casa y le cuenta a su mujer el lance. Al día siguiente, reúne a varios peones y marcha a segar el trigo. Mientras siega, se acercan a él unos jinetes para interrogarle acerca del paradero de la Virgen, san José y el niño. El labrador les responde que pasaron por allí cuando estaba sembrando el trigo. Los caballeros quedan apesadumbrados por no poder localizar a Jesús, a quien tenían la intención de matar o de presentarlo a Herodes.