Muerte de Manolete

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1534r

Informantes

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido recopilado en el marco del proyecto de I+D (Excelencia) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades “Documentación, tratamiento archivístico digital y estudio lexicológico, histórico-literario y musicológico del patrimonio oral de la Andalucía oriental” (referencia: FFI2017-82344-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Agradecemos la valiosa colaboración de la Asociación Cultural Cañamares de Chilluévar.

Bibliografía

Otras versiones de "Muerte de Manolete"

Alcalá Ortiz (2006: pp. 113-114); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 50); Alguacil González (2012: pp. 93-94); Atero Burgos (2003: n.º 253); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 197); Pimentel García (2020: n.º 652).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

El veintisiete de agosto     del año cuarenta y siete,

en la plaza de Linares     mataron a un hombre.

El público le decía:     —Hubo de ser Manolete,

que ese toro marrajo     pudiera darle la muerte.

“A mí no me mata el toro”,     decía con gran valor,

cogió al toro por los cuernos,     un beso al toro le dio.

Y al darle los cuatro pases,     el toro se descuadró,

y al darle la estocada,     al suelo cayó de dolor.

Lo echaron a la camilla,      lo llevan al hospital,

y ese día el doctor le dijo:     —No te podemos curar.

—Si no me puedes curar,     con orgullo moriré,

en los cuernos del miura,     cumpliendo con mi deber.

Si acaso me pasa algo,     reparte mi capital:

dos partes para mis hermanas     y otra para el hospital.

Resumen de "Muerte de Manolete"

El romance narra la cogida mortal de Manolete. El fatídico día, el torero realiza una faena impecable en la plaza de Linares. En la estocada final, el animal se revuelve y empitona al torero. El toro queda muerto en la plaza y Manolete es trasladado a la enfermería. Allí acude a visitarlo su madre, de la cual se despide antes de expirar. En otras versiones, cuando la madre y la novia acuden a visitarlo, ya es demasiado tarde. Se celebra un entierro multitudinario.