Las tres naranjas del amor [ATU 408]

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1619n

Recopiladores

Notas

Este registro ha sido editado en el marco del proyecto de I+D del Ministerio de Ciencia e Innovación “El corpus de la narrativa oral en la cuenca occidental del Mediterráneo: estudio comparativo y edición digital (CONOCOM)” (referencia: PID2021-122438NB-I00), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Transcripción

Era un rey y ese rey, po salió al campo un día porque era mocito, vamos. Y entonces quería casarse y salió al campo desesperao y se encuentra un árbol. Y aquel árbol tenía muchas naranjas. Coge tres de las más gordas y parte una por el medio y le sale una mujer mu linda, mu linda, mu linda y dice:

—Mira, si tienes espejo para mirarme y peine para peinarme me quedaré contigo y te daré agua.

Y claro, el pobre pues allí no tenía ni, ni peine para peinarse ni nada. Po se le fue. Parte otra y le dice lo mismo que la primera y como tampoco… pose fue. Entonces parte la otra y le dijo que sí, que tengo de todo pero en palacio. Agarra y se presenta en palacio con aquella mujer tan bella.

Ea, po ahora a él le servía una negra y aquella negra po quería casarse con él.  Claro, al querer casarse con él y presentarse con aquella mujer tan linda… po todo lo que sabía decir que cómo la mataría, cómo la mataría y cómo la mataría. Po de esta forma. Dice:

—Mira, ¿quiere que la peine?, porque mira, va a venir el rey, que la encuentre guapa…—.

Dice ella: —Bueno.

Y agarra y le clava una agujeta en la cabeza y al clavarle la agujeta en la cabeza la vuelve en una paloma. Ahora esa paloma se marcha de la casa. Se marcha de la casa… po se echa en su árbol, unos árboles que tenía allí. Y entonces el jardinero dice:

—¡Oy, qué paloma más bella, qué paloma más bonita!—.

Entonces dice la paloma:

—Jardinerito, ¿cómo están el rey y la reina mora?—.

Dice: —Bien, señora—.

Dice: —¿Y el niño? Porque ya había tenido un niño con aquella señora.

Dice: —Bien, unas veces canta y otras veces llora—.

Dice: —Desgraciada de su madre, que va de rama en rama y de hoja en hoja.

Y se marcha, pero el jardinerito se lo dice al rey. Dice:

—Mira, que se ha parao una paloma de esta manera y de esta… pero se ha marchao.

Dice: —Po mañana, pegue por to el jardín.

Y sale la negra: —Bueno, porque se van a secar todos los árboles, unos árboles tan lindos, tan frutales, tan bonitos y, y los vas a secar tos.

Y él dice: —No me importa, mañana, pegue por to el jardín.

Agarra y, y echa pegue para la paloma y al, y al arrancar el vuelo la paloma ya se quedó allí, se quedó pegá. Coge la paloma y se la lleva a la casa. Ahora la paloma no se retiraba de su hijo. Y siempre queriendo al niño y siempre pa arriba y siempre pa abajo, se le subía en los hombros…

Y ella pues le tenía mucha, mucha antipatía a la paloma aquella. Cuando agarra el niño y coge su paloma, venga abrazar a la paloma, venga querer a la paloma… y le da con aquello en la cabeza. Dice: “¡Oy, lo que tiene aquí mi paloma!”. Y al quitárselo se vuelve en su mamá. Entonces se vuelve en su madre, se encuentra a su madre.

 Po ahora se presenta el rey y ya estaba allí en la casa ella con su niño. Entonces el rey le dice a la negra:

—Si yo sabía que no era mala, si yo sabía que no se iba de casa, si yo sabía que era imposible lo que le estaba ocurriendo—.

Dice: —Bueno, ¿qué quieres para ella?—.

Dice: —Para ella no quiero nada malo— dice ella.

Dice: —Sí,  pues si tú no quieres nada malo, yo sí quiero. La vamos a quemar y le vamos a aventar las cenizas.

Terminó.  

Resumen de ATU 408

The Three Oranges. A prince insolently breaks an old woman’s jar (makes her angry in another way). She utters a curse: he is to fall in love with three oranges (lemons, other fruits, girls of magic origin) [S375].

The prince sets out on a (sometimes very long) quest during which he is given directions, advice, and help to overcome obstacles.

The prince finds the fruits in a garden (castle). When he opens them, out of each comes a beautiful, often naked, young woman who asks for water (comb, mirror, towel, clothes, etc.) [D721.5]. The prince can give only the third woman what she asks for, and the other girls die (disappear, return into the fruits).

The prince hides the woman on a tree beside a fountain while he goes to get clothes (carriage, company) for her. An ugly black woman (Gypsy woman, witch) comes to get water. She thinks that the reflection of the Orange Girl is her own [J1791.6.1], and breaks her water jar because she thinks she is too beautiful to carry water.

The Orange Girl laughs, and the black woman discovers her. The black woman succeeds in taking the Orange Girl’s place (two different versions). The prince returns, and though he is astonished at the sudden change (excuses: sunburn, influences of wind and weather), he marries the false bride.

(1) The black woman pushes the Orange Girl into the water [K1911.2.2], where she changes into a fish [D170] (bird [D150]). The false bride demands that it be killed, but from its remains grows a tree. She demands it be felled, but an old woman (man) takes away a splinter (log) [D610]. Out of this once again comes the Orange Girl, who secretly does the old woman’s housework. The old woman finds the girl and adopts her. The prince recognizes her when he hears her life history (when the girl tends one of his horses) [K1911.3].

(2) The black woman combs (louses) the Orange Girl and sticks a magic needle into her head. The girl changes into a dove [D150] and flies to the castle. The gardener (cook) hears the bird’s song asking about the prince and his black wife. The dove is captured and the prince is much pleased with it. He finds the magic needle and removes it, and thus the dove changes back into the Orange Girl [K1911.3]. Cf. Type 4528*.

After the couple’s reunion, the false bride is punished (sentenced to a cruel death; she often pronounces her own judgment) (Uther, 2004: I, 242).

[Las tres naranjas del amor. Un príncipe rompe insolentemente el cántaro de una anciana (o la enfada de otra manera). Ella pronuncia una maldición: el príncipe se enamorará de tres naranjas (limones, otras frutas, jóvenes de origen mágico) [S375].

El príncipe se embarca en una búsqueda (a veces muy larga) en la que le dan direcciones, consejos y ayuda para superar obstáculos.

El príncipe encuentra las frutas en un jardín (un castillo). Cuando las abre, de cada una sale una mujer joven, guapa y a menudo desnuda, que pide agua (un peine, un espejo, una toalla, ropa, etc.) [D721.5]. El príncipe solo puede dar a la tercera mujer lo que pide y las otras mueren (desaparecen, vuelven a convertirse en frutas).

El príncipe esconde a la mujer en un árbol junto a una fuente mientras va a buscarle ropa (un carruaje, compañía). Una mujer fea y negra (una gitana, una bruja) viene a por agua. Piensa que el reflejo de la chica naranja es el suyo propio [J1791.6.1], y rompe su cántaro de agua porque piensa que es demasiado guapa para llevar agua.

La chica naranja se ríe y la mujer negra la descubre. La mujer negra consigue ocupar el lugar de la chica naranja (hay dos versiones distintas). El príncipe regresa, y aunque está asombrado por el cambio repentino (excusas: quemaduras de sol, la influencia del viento y el clima), se casa con la falsa doncella.

(1) La mujer negra empuja a la chica naranja al agua [K1911.2.2], donde se convierte en un pez [D170] (un pájaro [D150]). La falsa doncella pide que lo maten, pero de sus restos crece un árbol. Pide que lo talen, pero una anciana (un anciano) se lleva una astilla (un leño) [D610]. Una vez más, de este sale la chica naranja, que en secreto hace las tareas domésticas de la anciana. Esta última encuentra a la chica y la adopta. El príncipe la reconoce cuando escucha la historia de su vida (cuando la joven atiende a uno de sus caballos) [K1911.3].

(2) La mujer negra peina (despioja) a la chica naranja y clava una aguja mágica en su pelo. La joven se convierte en paloma [D150] y vuela hacia el castillo. El jardinero (el cocinero) oye el cante del ave, que pregunta sobre el príncipe y su mujer negra. La paloma es capturada y el príncipe está encantado con ella. Encuentra la aguja mágica y se la quita, y así la paloma se convierte de nuevo en la chica naranja [K1911.3]. Cf. Tipo 4528*.

Tras el reencuentro de la pareja, la falsa doncella es castigada (sentenciada a una muerte cruel; a menudo ella misma pronuncia su sentencia) (traducción de Alba Pegalajar Espinosa)]