Hija defensora de su honra

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1700r

Informantes

Recopiladores

Bibliografía

Otras versiones de "Hija defensora de su honra"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3892); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 42); Atero Burgos (2003: n.º 234); Benítez Sánchez (1999: p. 301); Díaz (2007: F.40); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 69-75); Hernández Fernández (2010: n.º 71); Moreno Moreno (2016: n.º 180); Pimentel García (2020: n.º 716); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: p. 149); Trapero (2003: n.º 86); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 188).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

Allá en Clarín     un crimen se acometió,

una joven que mató a su madre,     solo fue por defender su honor.

—Hija querida,     de ti enamorado está

un caballero muy rico     que cien duros por tu honor nos da—.

Pero la joven     al punto le contestó:

—Mejor pierdo mil veces la vida    que ese ingrato me manche mi honor—.

Y al oír la madre eso     a casa del caballero fue.

—Caballero, caballero,     a mi casa a la noche va usted,

caballero, caballero,     a las diez puede usted ir.

Si mi hija no se entrega     en mis brazos tendrá que morir—.

A las diez fue el caballero     y le dijo la madre cruel:

—Anda, hija querida del alma,     anda, hija, entrégate a él—.

Pero la joven,     que bien preparada está

con un puñal de dos filos,     en defensa de su honor está.

Pero la joven,    más hermosa que el rayo del sol

a su madre cruel, sin tardanza,     dieciséis puñaladas le dio.

Al ver el caballero eso     de salirse a la calle intentó.

—No me mates, no me mates,     no me mates, por Dios, blanca flor;

no creía que un alma tan pura,     que tenía tan mal corazón—.

Pero la joven,     llena de rabia y dolor,

sin pensárselo dos veces     la muerte al caballero le dio.

Y dejando allí a los muertos     de seguida a la calle se fue;

con la ropa toda ensangrentada,     de este modo le habló al señor juez:

—¡Oh, señor juez!     Yo a mi madre la muerte le he dado

y a un ingrato que quiso arrollarme,    a ese ingrato también lo he matado.

¡Oh, señor juez!,     usted como juez primero,

debe saber que la honra     no se vende por ningún dinero—.

Y hasta el mismo juez lloraba     de ver aquella blanca flor

que no quería dinero,     que quería defender su honor.

Carmen García,     a la cárcel la llevaron

y en un calabozo oscuro     ella sola la muerte se ha dado.

Carmen García     con un vidrio se mató

el día que la llamaron     para tomarle la declaración.

Resumen de "Hija defensora de su honra"

Una madre vende la honra de su hija a un individuo adinerado. La madre informa a su hija de que esa noche deberá entregarse a él. La muchacha se niega, pero su madre la amenaza de muerte. Cuando la madre entra con el individuo, la joven, que se ha armado con un puñal, la mata. Luego, cierra la puerta con llave y también asesina al pretendiente, haciendo oídos sordos de sus súplicas. La muchacha relata al juez lo ocurrido. Este llora ante la injusta situación. Dentro del calabozo, la joven se suicida.