Conde Niño

Audio

Clasificación

Informantes

Recopiladores

Notas

Agradecemos la valiosa colaboración de María José Lechuga Sutil, que nos facilitó el acceso a los informantes.

Bibliografía

IGRH: 0049

Otras versiones de "Conde Niño"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3886-3888); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 11); Álvarez Cárcamo (2019: 9.1);Asensio García (2004: p. 105); Atero Burgos (2003: n.º 4); Benítez Sánchez (1999: pp. 267-268); Benítez Sánchez (2000: pp. 217-218); Checa Beltrán (2005: n.º 1); Cid (1993: n.º 10); Díaz (2007: F.4); Esteve Faubel (1998: pp. 1060-1062); Fraile Gil (2010: n.º 53); Fraile Gil (2013: n.º 21); Fraile Gil (2016: n.º 16); Gómez Garrido (2012: n.º 11, 12); Hernández Fernández (2010: n.º 1); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: pp. 142-143); Jaén Castaño (2018: n.º 543); Manzano Alonso (2003: pp. 130-143); Marazuela Albornos (1981: n.º 180); Martínez Ruiz (1956: n.º 5); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 3; 4); Moreno Moreno (2016: n.º 3, 4); De Mur Bernad (2015: n.º 103); Nieves Martín (2010: n.º 498); Pérez Rivera (2015: n.º 248-249); Pimentel García, (2020: n.º 33); Piñero Ramírez (1996: n.º 2); Piñero Ramírez (2004: n.º 1); Piñero Ramírez (2013: n.º 8); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: pp. 52-53); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 30); Rico Beltrán (2009: n.º 2); Sánchez Miguel (1984: n.º 10); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 47); Suárez López (2009: n.º 217); Tejerizo Robles (2007: n.º 380-381); Trapero (1985: n.º 81); Trapero (2000a: n.º 21); Trapero (2000b: n.º 69); Trapero (2003: n.º 12); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 22); Trujillo Pacheco (2017: n.º 20); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 25).

Contaminaciones y engarces

Conde Niño + Don Bueso (CLO, 0337r; Moreno Moreno, 2016: n.º 65); Conde Niño + Enamorada de un muerto (Fraile Gil, 2010: n.º 54); Conde Niño + Gerineldo (CLO, 0018r, 0236r, 0237r, 1095r, 1194r; Moreno Moreno, 2016: n.º 5.a, 6.a); Romero López, 1995: n.º 14; Schubarth y Santamarina, 1987: n.º 42 I a-c, i); Conde Niño + Gerineldo + La condesita (Alcalá Ortiz, 2003: n.º 3867; Alcalá Ortiz, 2006: pp. 12-15; CLO, 0159r, 1185r, 1388r; Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 42; Rico Beltrán, 2009: n.º 3; Schubarth y Santamarina, 1987: n.º 42 II a-j; Trujillo Pacheco, 2017: n.º 4; Valenciano López de Andújar, 1994: n.º 26.b, 75.c); Conde Niño + No me entierren en sagrado (Trapero, 2003: n.º 12.3); Conde Niño + Valdovinos sorprendido en la caza (Álvarez Cárcamo, 2019: 3.4; Fraile Gil, 2010: n.º 21; Valenciano López de Andújar, 1994: n.º 14); Gerineldo + Conde Niño (Rico Beltrán, 2009: n.º 6); Princesa peregrina + Conde Niño (Fraile Gil, 2010: n.º 63).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

ABENÓJAR SANJUAN, O. (2006). La metamorfosis en árboles entrelazados: El "Romance del Conde Niño" y la baladística europea. En G. Menczel y L. Scholz, La metamorfosis en las literaturas en lengua (pp. 11-21). Universidad Eötvös Loránd.

ALBUQUERQUE E CASTRO, J. de (1951). Conde Niño. DL, 4, 125-128.

ALMOINA DE CARRERA, P. (1975). Diez romances hispanos en la tradición oral venezolana. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

ARMISTEAD, S. G., BÜKI, J. y BARRIENTOS, R. (1981). Tres baladas húngaras y sus vínculos con el Romancero hispánico. Cuadernos Hispanoamericanos, 371, 313-319.

ATERO BURGOS, V. y VÁZQUEZ RECIO, N. (1998). Espacios y formas rituales de lo femenino en el romancero tradicional. Estudos de Literatura Oral, 4, 9-22.

CATARELLA, T. (1979). System and Change: An Approach to the Ballad [Tesis doctoral]. University of California.

CHACÓN Y CALVO, J. M.ª (1926). Figuras del Romancero: El conde Olinos. Archivos del Folklore Cubano, 2, 36-46.

CUESTA TORRE, M.ª L. (1998). Elementos míticos en el romance del Conde Olinos. En A. Navarro González, J. C. Pueo Domínguez, A. Saldaña Sagredo y T. Blesa (Coords.), Mitos: actas del VII Congreso Internacional de la Asociación Española de Semiótica (Investigaciones Semióticas VII) celebrado en la Universidad de Zaragoza del 4 al 9 de noviembre de 1996, vol. II. Universidad de Zaragoza.

DÉBAX, M. (1994). Análisis del motivo del poder del canto en tres romances: Conde Arnaldos, Conde Olinos y Gerineldo. En D. Catalán, J. A. Cid, B. Mariscal, F. Salazar y A. Valenciano (Eds.), De Balada y Lírica, 1. 3er Coloquio Internacional sobre el Romancero, I. Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal – Universidad Complutense de Madrid.

DÍAZ ROIG, M. (1977). Lo maravilloso y lo extraordinario en el romancero tradicional. En Destindes literarios (pp. 46-63). México D.F.:  El Colegio de México.

DÍAZ ROIG, M. (1990). La expresividad poética. EN E. Rodríguez Cepeda y S. G. Armistead (Eds.), Actas del Congreso Romancero-Cancionero. UCLA (1984), II (pp. 333-342). Los Ángeles-Madrid: José Porrúa Turanzas.

ENTWISTLE, W. J. (1951). El Conde Olinos. Revista de Filología Española, 35, 237-248.

ENTWISTLE, W. J. (1953). Second Thoughts Concerning El Conde Olinos. Romance Philology, 7, 10-18.

GALHOZ, M. A. (1997). Transformações não punitivas no romance tradicional Conde Ninho na memória do património portugués. Estudos de Literatura Oral, 3, 61-73. http://hdl.handle.net/10400.1/1418

GRANADA, G. de (1976). Romances de tradición oral conservados entre los negros del occidente de Colombia. Boletín del Instituto Caro y Cuervo, 1, 209-229.

LÓPEZ ESTRADA, F. (1986). Los romances de Gerineldo y La condesita y el del Conde Olinos en el cancionero folklórico de Antequera. Philologica Hispaniensia: in honorem Manuel Alvar, 3, 233-244.

MARISCAL HAY, B. (2007). Mañanita de San Juan. En S. Poot Herrera, F. A. Lomelí y M.ª Herrera Sobek (Eds.), Cien años de lealtad. En Honor a Luis Leal. One Hundred Years of Loyalty. In Honor of Luis Leal (pp. 151-160). México D.F.:  UNAM – UCSB - Tecnológico de Monterrey - Universidad del Claustro de Sor Juana.

MARTÍN DURÁN, A. M. (2012). El Romance de Conde Niño en la tradición oral de Cuba y República Dominicana. En S. Boadas Casabarrocas, F. E. Chávez y D. García Vicens (Coords.), La tinta en la clepsidra. Fuentes, historia y tradición en la literatura hispánica (pp. 529-43). Promociones y Publicaciones Universitarias.

MILETICH, J. S. (1983). The Mermaid and Related Motifs in the Romancero: The Slavic Analogy and Fertility Motifs. Romance Philology, 39(2), 151-169.

MORALES BLOUIN, E. (1981). El ciervo y la fuente: Mito y folklore del agua en la lírica tradicional. Potomac, Maryland: Studia Humanitatis.

NASCIMENTO, B. do (1972). Romanceiro folclórico do Brasil de Rossini Tavares de Lima. Revista Brasileira de Folclore, 12, 251-260.

REBÉS MOLINA, S. (2007). "Gira els ulls envers la mar": El mar a les balades. Caramella. Revista de Música i Cultura Popular, 17, 52-56.

RICO BELTRÁN, A. (2002). Breve estudio comparativo del romance del Conde Olinos. Lemir, 6. Recuperado de http://parnaseo.uv.es/Lemir/Revista/Revista6/OLINOS/estolinos.htm

ROGERS, E. (1973). El conde Olinos: Metempsychosis or Miracle. Bulletin of Hispanic Studies, 50, 325-339. https://doi.org/10.1080/1475382732000350325

ROGERS, E. (1975). Magic Music: A Self-Centered Ballad Motif. Kentucky Romance Quaterly, 22, 263-292. https://doi.org/10.1080/03648664.1975.9929469

VÁZQUEZ RECIO, N. (1996). La unidad poética motivo en el romancero del sur: un estudio del Conde Niño. En V. Atero Burgos (Coord.), El romancero y la copla: formas de oralidad entre dos mundos [España-Argentina] (pp. 229-242). Universidad de Cádiz.

VÁZQUEZ RECIO, N. (2018). Variaciones de lo fantástico en la tradición oral moderna: El romance del Conde Niño. Amaltea: Revista de Mitocrítica, 10, 79-92.

Transcripción

Madrugaba el conde Olino,     mañanita de San Juan,

a dar agua a su caballo,     y a la orillita del mar.

—Mientras mi caballo bebe,     yo me voy a pasear.

Desde la torre más alta,     la reina lo oye cantar. [Com.]

—Mira, hija, cómo canta     la sirenita del mar.

—Madre, no es la sirenita,     que eso tiene otro cantar,

que es el conde Olino,     que por mí penando está.

—Si es la voz del conde Olino,     yo lo mandaré matar,

que pa casarse contigo,     le falta sangre real.

Guardias mandaba la reina     a buscar al conde Olino,

que lo maten a lanzadas    y echen su cuerpo a la mar.

La infantita, con gran pena,     no dejaba de llorar.

Él murió a la medianoche     y ella a los gallos cantar.

 

[Com.  Filomena: Yo me lo sé.

 

Mañanita, mañanita,     mañanita de San Juan,

saqué mi caballo al agua     (y) a la orillita del mar.

Mientras mi caballo bebe,     una copla voy a cantar

para que me oiga mi novio,     que está en palacio real.

 

María Dolores: Pero era, era la novia la del palacio real. Y desde la torre más alta la madre lo oye cantar. Y le dice.]

Resumen de "Conde Niño"

El conde canta mientras su caballo se detiene a beber agua. Al escucharlo la reina, confunde su voz con la de una sirena, impresión que la infanta desmiente al desvelar que es su amante quien canta. La reina ordena que atrapen y maten al conde. En algunas versiones, la infanta organiza el entierro del conde y profetiza que ella también morirá pronto; en otras, acude a casa de su tía o de su tío en busca de consuelo y desde allí ve pasar la comitiva fúnebre, o bien el tío se muestra piadoso y decide organizar el entierro. Finalmene, la infanta muere de tristeza y entierran su cuerpo en la misma iglesia en la que yace el conde, aunque ella ocupa una posición más cercana al altar debido a que posee sangre real. Los desenlaces pueden ser muy variados: 1) de la tumba de la muchacha o en medio de las dos tumbas, nace un rosal que contiene un letrero inculpando a la reina; esta lo manda arrancar, pero cuanto más lo cortan, más florece; 2) de la tumba de la muchacha nace un manantial que cura la ceguera o la cojera; la reina, que ha perdido la vista o una pierna, intenta utilizarla, pero la infanta se niega a darle agua y le reprocha su mala acción o la deja coja de los dos pies; 3) de la tumba de ella nace un rosal y de la de él un espino que logran alcanzarse; la reina los manda cortar y las almas de los amantes se convierten en dos aves que vuelan juntas por el cielo; 4) en algunas versiones, se encadenan todos estos elementos y se añade alguno más, como por ejemplo, la conversión de las almas en olivos, que le traban el paso a la reina cuando va a misa o le rasgan el delantal o el vestido; el intento frustrado de la reina de dar muerte a las aves o la conversión de los amantes en ermita y en altar de donde brota una fuente curativa que se seca cuando la reina acude a ella.