La condesita

Audio

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante repite los versos 2, 4, 6, 14, 23, 29, 34 y 36.

Bibliografía

IGRH: 0110

Otras versiones de "La condesita"

Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 8); Álvarez Cárcamo (2019: 7.1); Asensio García (2004: pp. 101-103); Atero Burgos (2003: n.º 41); Benítez Sánchez (2000: pp. 193-195); Checa Beltrán (2005: n.º 15); Cid (1974: n.º 4); Díaz (1980: n.º6); Díaz (2007: F.5); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 50-58); Esteve Faubel (1998: pp. 1088-1091); Fraile Gil (2010: n.º 46); Fraile Gil (2016: n.º 24); Garrosa Gude (2017: pp. 295-296); Gil Muñoz (2010: n.º 3, 4); Hernández Fernández (2010: n.º 5); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: pp. 150-151); Manzano Alonso (2003: pp. 103-129); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 15); Moreno Moreno (2016: n.º 57, 58); De Mur Bernad (2015: n.º 104); Pimentel García (2020: n.º 185); Piñero Ramírez (1996: n.º 40); Piñero Ramírez (2004: n.º 36); Piñero Ramírez (2013: n.º 38); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1987: n.º 29); Rico Beltrán (2009: n.º 33); Romero López (1995: n.º 12); Sánchez Miguel (1984: n.º 11); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 30); Suárez López (2009: n.º 232); Tomé Fernández (2009: p. 395); Trapero (2000a: n.º 22); Trapero (2003: n.º 11); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 23); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 75).

Contaminaciones y engarces

Conde Niño + Gerineldo + La condesita (Alcalá Ortiz, 2003: n.º 3867; Alcalá Ortiz, 2006: pp. 12-15; CLO, 0159r, 1185r, 1388r; Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 42; Rico Beltrán, 2009: n.º 3; Schubarth y Santamarina, 1987: n.º 42 II a-j; Trujillo Pacheco, 2017: n.º 4; Valenciano López de Andújar (1994: n.º 26.b, 75.c); El prisionero + Gerineldo + La condesita (Moreno Moreno, 2016: n.º 7; Vázquez León, 1993: n.º 8.2, 8.3); Gerineldo + La condesita (Álvarez Cárcamo, 2019: 4.2; Benítez Sánchez, 1999: pp. 270-271; Cid, 1974: n.º 3; CLO, 0118r, 0241r, 0252r, 0765r, 1110r, 1118r, 1471r; Foxo, 2011: pp. 63-64; Fraile Gil, 2010: n.º 28; Fraile Gil, 2013: n.º 7; Fraile Gil, 2016: n.º 4; Manzano Alonso, 2003: p. 102; Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 41; Moreno Moreno, 2016: n.º 10, 11.b; Nieves Martín, 2010: n.º 493-495; Piñero Ramírez, 1996: n.º4; Piñero Ramírez, 2004: n.º 3; Piñero Ramírez, 2013: n.º 39; Piñero Ramírez y Atero Burgos, 1986: pp. 75-80; Tejerizo Robles, 2007: n.º 384-386; Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 11; Trujillo Pacheco, 2017: n.º 5; Vázquez León, 1993: n.º 8.1); Conde Claros en hábito de fraile + La condesita (CLO, 2371r).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

CATALÁN, D. (1976). Análisis electrónico del mecanismo reproductivo en un sistema abierto: El modelo Romancero. Revista de la Universidad Complutense, 25, 55-77.

CATALÁN, D. (1978). Los modos de producción y reproducción del texto literario y la noción de apertura. En Homenaje a Julio Caro Baroja (pp. 245-270). Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

CATALÁN, D. (1979). El romancero de tradición oral en el último cuarto de siglo XX. En S. G. Armistead (Ed.), El Romancero hoy: Nuevas fronteras. 2º Coloquio internacional, Universidad de California, Davis (pp. 217-256). Madrid: Cátedra-Seminario Menéndez Pidal-University of California.

CATALÁN, D. (1989). The Artisan Poetry of the romancero. En R. H. Webber (Ed.), Hispanic Balladry Today (pp. 1-25). Nueva York: Garland.

CATALÁN, D. (2001). Sobre la vida "latente" de los textos: Roldán y Ogier (Dos siglos y medio de Épica y cinco de romancero). En S. G. Armistead (Ed.), Jewish Culture and the Hispanic World: Essays in Memory of Joseph H. Silverman (pp. 111-127). Newark, Delaware: Juan de la Cuesta.

DÍAZ GONZÁLEZ DE VIANA, L. (1983). Separación y reencuentro de esposos (una versión soriana del romance de La boda estorbada). Revista de Folklore, 36, 199-203.

DÍAZ ROIG, M. (1977). Palabra y contexto en la recreación del romancero tradicional. Nueva Revista de Filología Hispánica, 26(2), 460-467. https://doi.org/10.24201/nrfh.v26i2.493

DÍAZ-MAS, P. (2010). Comparativism and Orality: Critical Approachces to the Ballads of La boda estorbada (The Thwarted Marriage). En F. Cabo Aseguinolaza, A. Abuín González y C. Domínguez (Eds.), A Comparative History of Literatures in the Iberian Peninsula, 1 (pp. 478-501). Ámsterdam-Philadelphia: John Benjamins.

FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, J. R. (1983). El romance doble Gerineldo + La boda estorbada de Sorbeira (Valle de Ancares, León). Archivum: Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, 33, 323-352. 

FRENK ALATORRE, M. (1978). Estudios sobre lírica antigua. Madrid: Castalia.

GALMÉS DE FUENTES, A. (1972). La vitalidad de la tradición romancística. En D. Catalán y S. G. Armistead (Eds.), El Romancero en la tradición oral moderna: 1er Coloquio Internacional (pp. 117-126). Madrid: CSMP-Rectorado de la universidad de Madrid. 

GALMÉS DE FUENTES, A. y CATALÁN, D. (1953). El tema de la boda estorbada: Proceso de tradicionalización de un romance juglaresco. Vox Romanica, 13, 66-98.

GONZÁLEZ ARIAS, D. M.ª y MARTÍNEZ FERNÁNDEZ, J. A. (1990). Música y doble versión del romance Gerineldo y La Boda Estorbada. Lletres asturianes: Boletín Oficial de l’Academia de la Llingua Asturiana, 38, 135-147.

LÓPEZ ESTRADA, F. (1986). Los romances de Gerineldo y La condesita y el del Conde Olinos en el cancionero folklórico de Antequera. Philologica hispaniensia: in honorem Manuel Alvar, 3, 233-244.

MENDOZA DÍAZ-MAROTO, F. (1979). Para el Romancero albacetense, 1: Gerineldo y La condesita. Al-Basit, 5, 21-59.

PETERSEN, S. H. (1976). El mecanismo de la variación en la poesía de trasmisión oral: Estudio de 612 versiones del romance de La condesita con la ayuda de un ordenador [Tesis doctoral]. University of Wisconsin.

PETERSEN, S. H. (1976). Representación cartográfica de datos complejos mediante ordenador. Revista de la Universidad Complutense, 25, 205-219.

PETERSEN, S. H. (1978). A Computer Aided Analysis of the Mechanisms of Variation in Orally Transmitted Poetry. En P. L. Conroy (Ed.). Ballads and Ballad Research (Selected Papers of the International Conference on Nordic and Anglo-American Ballad Research, University of Washington, Seattle, May 2-6, 1977) (pp. 88-100). Seattle: University of Washington.

PETERSEN, S. H. (1989). In Defense of Romancero Geography. En R. H. Webber (Ed.), Hispanic Balladry Today (pp. 74-115). Nueva York: Garland.

QUEROL, M. (1984). Fuentes folklóricas de los cantos sefardíes. Revista internacional de sociología, 42, 675-689.

REBÉS MOLINA, S. (2007). "Gira els ulls envers la mar": El mar a les balades. Caramella. Revista de música i Cultura popular, 17, 52-56.

RODRÍGUEZ DE RIVERA, I. (2014). Placer solitario y homo erotismo femenino en La Condesita. (Memorias de una doncella) (1869) de Francisco de Sales Mayo. Revista de estudios hispánicos, 48(1), 25-48.

VALENCIANO, A. (2001). La conducta de la variación tradicional ante un texto de factura artificiosa: La Condesita de Flor nueva. En J. Alsina y V. Ozanam (Coords.), Los trigos ya van en flores. Studia in Honorem Michelle Débax (pp. 175-193). Toulouse:  CNRS - Université de Toulouse-Le Mirail.

WEBBER, R. H. (1978). Prolegomena to the Study of the narrative Structure of the Hispanic Ballad. En P. L. Conroy (Ed.), Ballads and Ballad Research (Selected Papers of the International Conference on Nordic and Anglo-American Ballad Research, University of Washington, Seattle, May 2-6, 1977) (pp. 221-230). Seattle: University of Washington.

Transcripción

Grandes guerras se publican     por la tierra y por el mar

y al conde Flores le nombran     por capitán general.

Y acaban de ser casados     y se tiene que marchar,

y ojos de la condesita     no cesaban de llorar.

—¿Cuántos días y cuántos meses     piensas de estar por allá?

—Deja los meses, condesa,     por años debes contar—.

Se pasan los tres y los cuatro,     carta del conde no hay,

y ojos de la condesita     no cesaban de llorar.

Y un día estando en la mesa,     su padre le quiso hablar:

—Reyes y duques te piden,     te debes, hija, casar.

—No lo quiera Dios del cielo     que yo me vuelva a casar.

Carta en mi corazón tengo,     que don Flores vivo está;

dame tu licencia, padre,     para al conde ir a buscar.

—Tú licencia tienes, hija,     mi bendición además.

Se marcha (y) a su aposento,     llora que te llorará,

se quitó medias de seda,     de lana las fue a calzar,

se puso zapatos de raso     y se vistió de cordobán,

y esportilla de romera,     y se marchó a peregrinar.

Anduvo siete reinados,     no pudo el conde encontrar,

y anduvo por mar y tierra,     no pudo el conde encontrar,

y al bajar unos pinares,     gran vacada vio asomar.

—Vaquerito, vaquerito,     por la Santa Trinidad,

¿de quién son todas esas vacas     con tanto alambre y señal?

—Del conde Flores, señora,     que en aquel castillo está;

de la guerra vino rico,     mañana se va a casar,

ya están muertas las gallinas,     ya están amasando el pan;

mucha gente convidada     de lejos llegando va.

—Vaquerito, vaquerito,     por la Santa Trinidad,

por el camino más corto,     me has de caminar allá.

Y un día de su jornada     con don Flores fue a encontrar:

—Buenos días tengas, conde,     buenos días, su Santidad,

dame usted una limosnita,     por Dios y su Santidad.

Se echa mano a la cartera,     un real de plata le da.

—Para tan grande señor,     poca limosna un real.

—Pues pida la romerita,     que lo que pida le da.

—Dame ese anillo de oro     que me diste al desposar.

Y el conde al ver aquello,     (y) al suelo cayó mortal;

ni con agua ni con vino,     lo podían consolar,

solo con palabras dulces     que la romera le da.

La novia bajó corriendo     de lo alto el ventanal:

—Mala maña sacas, conde,     mala maña sacarás,

que en viendo una buena moza,     pronto la quieres abrazar;

maldita sea la romera,     ¿qué te trajo por acá?

—No la maldigáis ninguno,     que es mi mujer natural,

con ella me voy a mi tierra,     señores, con Dios quedad,

que los amores primeros     son muy malos de olvidar.

Y allí se quedó la novia     vestidita y sin casar.

Resumen de "La condesita"

Un conde es reclamado por el rey para ir a la guerra, por lo que se ve obligado a abandonar a su esposa. Antes de marchar, le aconseja a su mujer que, cuando pasen unos años, se case con otro hombre si él no ha vuelto. Una vez cumplido el plazo indicado por el conde, el padre le pregunta a la condesa por qué no contrae matrimonio. Ella le pide permiso para salir a buscar a su marido, ya que está segura de que sigue vivo. Después de un largo peregrinaje, se encuentra con un vaquero y le pregunta por el dueño del ganado, o reconoce los caballos del conde e interroga al paje que los cuida. Descubre que se trata de su marido, que se va a casar al día siguiente. Se encamina al castillo del conde y le pide una limosna; él le entrega una mísera cantidad. La condesa se queja y él le ruega que le declare lo que quiere; ella le responde que su anillo de compromiso. La condesa se despoja de su tosco sayal y el conde reconoce el rico vestido que ocultaba y que él mismo le regaló. En algunas versiones, el noble le pregunta a la peregrina por su procedencia y la interroga acerca de las noticias que tienen en su tierra sobre él. Ella le asegura que tiene mala reputación, ya que ha engañado a su esposa. Acto seguido, le revela su verdadera identidad. En ocasiones, la anagnórisis se produce cuando ella le muestra un lunar o sus joyas. En la mayoría de las versiones, el conde se desmaya al reconocer a su mujer. La prometida maldice a la romera, pero él declara que es su esposa. Anula la boda y vuelve con la condesa a su tierra. En algunas versiones, la prometida se arroja por un balcón o muere repentinamente.