En la estación de Alicante

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1741r

Informantes

Recopiladores

Bibliografía

IGRH: 5012

Otras versiones de "En la estación de Alicante"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3904); Alcalá Ortiz (2006: pp. 58-60); Alguacil González (2012: pp. 60-61); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 55); Atero Burgos (2003: n.º 273); Benítez Sánchez (2000: p. 255); Checa Beltrán (2005: n.º 44); Díaz (2007: F.26); Escribano Pueo, Fuentes Vázquez y Romero López (1990: pp. 91-93); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: pp. 163-164); Manzano Alonso (2003: 507-509); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 248); Moreno Moreno (2016: n.º 190-193); Pimentel García (2020: n.º 615); Tejerizo Robles (2007: n.º 425); Trapero (2000a: n.º 193); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 182).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

[Recopiladora:] Esa de “pongan atención, señores, lo que vamos a explicar, el caso de una señora y un cumplido militar”.

[Catalina:]

 

[…] Subió al tren     y el joven quedó mirando

a una señora muy guapa     que llevaba un niño en brazos.

La señora se conmueve     y le dice con mucha gracia:

—¿Quieres coger a mi niño     mientras bajo a beber agua?

Se pasa cuatro estaciones     y la señora no volvió.

Y el militar con el niño:     —¿Ahora qué voy a hacer yo?—.

Se queda mirando al niño:     —Niño, no viene tu madre —.

Y vio que en la mano derecha     llevaba colgá una llave.

Le coge la mano al niño,     va y abre la maleta,

envuelto de unos papeles     llevaba cien mil pesetas.

Y en una carta decía:     “Procura al niño criarlo,

y que, si le falta dinero,     lo publique en el diario”.

Cuando llega a la estación,     donde la novia lo esperaba,

(y) al verlo con aquel niño,     la novia le preguntaba. [Com.]

 

[Com.: Y ya que no me acuerdo. Es que no me acuerdo.]

Resumen de "En la estación de Alicante"

Una señora muy guapa que lleva a un niño en brazos comparte vagón con un militar que regresa a casa. Esta le pide que coja a la criatura en brazos mientras baja a beber agua. Pasado un tiempo, el militar sospecha que la madre no va a volver, así que decide revisar una maleta que hay al lado del niño. La abre y descubre que contiene diez mil pesetas y una carta en la que se ruega que críen al niño. Su novia y él deciden adoptarlo. Cuando crece, se marcha a servir como chófer a una casa importante. La señora le propone matrimonio, prometiéndole todo su capital. Él acepta y, cuando ella le pide las señas, descubre que es su hijo y le explica que lo abandonó para no manchar la honra de su familia.