Muerte accidental de la novia y suicidio

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1744r

Informantes

Recopiladores

Bibliografía

Otras versiones de "Muerte accidental de la novia y suicidio"

Barrios Manzano y Jiménez Rodrigo (2002-2003: n.º 122); Checa Beltrán (2005: n.º 50); Higueras Martínez y Aguilar González (2000: p. 147); Manzano Alonso (2003: pp. 548-549); Pimentel García (2020: n.º 586).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

Pongan atención, señores,     madre de Dios soberana,

¡qué penita y qué dolor,     qué joven tan desgraciada!

¡Ay, qué lástima de moza,     veintidós años juntaba,

la alegría de sus padres,     trabajadora y cristiana!

Y esto que ya el sol caía     a lo fresco de la tarde,

se marcha al huerto a regar,     a traerse los tomates,

pero antes de llegar     (y) el novio no la había visto,

(y) vio una perdiz volar,     (y) apuntó y disparó un tiro.

Y Consuelo en el huerto,     en medio de la juncada,

ella recibió en su pecho     (y) aquella perdigonada.

—¡Ay, Antonio, que me he muerto,     amor de mi corazón!.

Y la pobre de Consuelo,     mirando al cielo, murió.

Y Antonio, que la vio     entre su sangre bañada:

—Perdón te pido, amor mío,     mi dulce prenda adorada,

levántate del suelo,     porque Dios me escuchará;

ya no puedo ir al pueblo,     porque he sido un criminal,

de que to el pueblo se entere,     todos vendrán con dolor

para ver esta doncella,     que la ha matado un traidor.

No quiero na de este mundo;     para mí, la vida es nada,

pero antes de morir,     quiero escribir una carta:

“Adiós, mi madre querida,     padre de mi corazón,

he matado a la mujer     (y) a la que tanto quería

sin darme cuenta que estaba     (y) ella en el huerto metía.

Y a los padres de mi novia,     este relato les mando,

que he matado a su hija     y que yo también me mato.

Quiero que ponga una cruz     (y) en el sitio donde estamos,

con el nombre de Consuelo     y de Antonio, su adorado.

También quiero que nos recen     por el alma de los dos,

para descansar en el cielo     (y) en los brazos del Señor.

Resumen de "Muerte accidental de la novia y suicidio"

Una muchacha sale a su huerta a recoger tomates o hierbas para las aves. Cuando oye que se acerca su novio, que está cazando, se esconde detrás de unas zarzas. El joven cree que se trata de una presa y le dispara. La joven muere. En algunas ocasiones, la muchacha se encuentra en compañía de su hermana, que se dirige hacia el pueblo para comunicar el fatal suceso. Desgarrado por el dolor y por la sospecha de que lo van a considerar un asesino, el muchacho escribe una carta declarando los hechos y se quita la vida.