El criado y la señorita

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1755r

Informantes

Recopiladores

Notas

Notas léxicas

besana: ‘lugar donde se ara’ (TLHA). Esta voz, según observamos en el TLHA, queda recogida en el Vocabulario andaluz (1934) de Alcalá Venceslada.

(Nota léxica de Marta Torres Martínez)

Bibliografía

IGRH: 0000

Otras versiones de "El criado y la señorita"

Alcalá Ortiz (2003: pp. 1086-1088); Alguacil González (2012: pp. 70-72); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 10); Atero Burgos (2003: n.º 157); Heredia Menchero (2017: n.º 1026); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 240); Moreno Moreno (2016: n.º 140); Pimentel García (2020: n.º 548).

Contaminaciones y engarces

El criado y la señorita + Agustinita y Redondo (Mendoza Díaz-Maroto, 1990: n.º 241).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

Doña Teodora le dice     a su esposo don Fidel:

—Me parece que el gañán     mira mucho a Isabel—.

Don Fidel contesta pronto:     —Me parece una comedia,

yo sé que Pedro la quiere     pero más lo quiere ella.

Es verdad que nuestro mozo     es un chico muy formal

pero qué le vamos a hacer     si no tiene capital.

El dinero (y) es una cosa     que sale de la ambición

y ese querer tan distinto     que sale del corazón.

Para salir de este lío     hay que cortar por lo sano

haciendo hoy el traslado     y este cuento ha terminado—.

Eran las doce la noche,     Isabel en la ventana

platicando con su amor     que amargamente lloraba:

—Toma este pañuelo blanco     que lo bordé para ti,

para mi adorado Pedro,     que no te olvides de mí.

—Po’ toma tú este afoto     porque ayer me retraté;

aunque estés lejos de mí,     no dudes de mi querer—.

Llorando se va la niña,      llorando se va el gañá;

llorando se va la niña,     malita se fue a acostar.

—Madre, yo estoy muy malita     —la pobre, pobre decía—

muero sin ver a mi Pedro     (y) en toda mi agonía.

Si mi Pedro se enterara     lo malita que m’ha puesto

él soltaría la yunta     y se venía corriendo.

Dame papel y pluma     para escribir una carta:

“A mi adorado Pedro,     yo te escribo esta carta.

Ven a salvarme si puedes,   si te encuentras licen-;

mi padre me quiere casar     con un rico millonario.”—.

Pedro estaba en la besana*     y siempre estaba llorando,

tres semanitas sin verla      sus ojos se vuelven llanto.

Al oír la voz del mando     que era la del mayoral

Pedro ha cogido la carta,     como un niño echó a llorar.

Como un niño echó a llorar,     como un loco echó a correr

y el mayoral le decía:     —Toma dinero pa’l tren—.

Al revolver una esquina      se encontró con el enterrador

con la pala y el pico     que venía del panteón:

—Por haber venido tarde,     esta mañana a las diez

l’ha dado la sepultura     a tu adorada Isabel.

—¿Por qué no la desentierras     (y) ahora que nadie mos ve

para besarla y llorarla     y después morir también?

—Desenterrarla no puedo     eso sería una locura;

me meterían prisionero     si abriera la sepultura.

—Un favor te voy a pedir,     me lo vas a conceder:

dime dónde está la tumba     de mi adorada Isabel—.

Al llegar a la tumba de ella     se quedó muerto sin habla

porque de ella salía     una palomita blanca.

—No te asustes tú, mi Pedro,     no te asustes mi adorado,

que mañana a las diez     estarás aquí a mi lado.

Toma este papel por escrito     y a mi madre se lo das.

No me hallaré en el cielo     si no te vienes conmigo—.

Por el maldito dinero,     por la maldita ambición,

mueren Pedro e Isabel     sin disfrutar de su amor.

Resumen de "El criado y la señorita"

Una señorita se enamora de un muchacho pobre, pero los padres se oponen a su relación, consiguiendo que destinen al muchacho fuera de la ciudad. Ella enferma de amor y su padre, compadecido, le escribe una carta al muchacho para que regrese. Sin embargo, cuando vuelve, ya es demasiado tarde y la muchacha está muerta. Acude al cementerio y la amada, transformada en paloma blanca, le entrega una carta para que la haga llegar a sus padres. En ella les recrimina su interés por el dinero. En algunas versiones, el muchacho muere.