El crimen de Zaragoza

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 1907r

Informantes

Recopiladores

Notas

Al finalizar, la informante repite los versos 9 y 10.

Bibliografía

IGRH: 0000

Otras versiones de "El crimen de Zaragoza"

Pimentel García (2020: n.º 834).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

En el estanco de la calle del Coso,     penetraron en él unos pistoleros

amenazando de muerte a la estanquera     y obligándola a entregar todo el dinero.

Y la sobrina, con gran arrojo,     hacia la calle pronto salió

pidiendo auxilio, pero en la puerta     un pistolero la asesinó.

Isabel Miranda Rojas     era joven, muy amable y cariñosa,

de la dueña del estanco era sobrina     y por todos estimada en Zaragoza.

Veintitrés años contaba la muchacha     y gozaba de una espléndida salud,

y han venido unos ladrones sin entrañas     a trocar de un modo cruel su juventud.

Isabelita, ¡qué horrible muerte!     Es doloroso tu triste fin.

Tú que en la vida fuistes tan buena     no merecías morir así.

Los ladrones quedaron desconcertados     en dar ellos gritos a la autoridad,

y el que había vigilando allí en la puerta,     disparó contra la joven sin piedad.

Sin poder apoderarse del dinero,     pronto huyeron aquellos atracadores

perseguidos por la gente que pasaba     sin poder atacar a los malhechores.

Resumen de "El crimen de Zaragoza"

Unos ladrones atracan un estanco, amenazando de muerte a la estanquera. Su sobrina se arroja a la calle para pedir ayuda. Es abatida por un pistolero.