Rosita la cigarrera

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 2137r

Informantes

Recopiladores

Bibliografía

IGRH: 0000

Otras versiones de "Rosita la cigarrera"

Alcalá Ortiz (2006: pp. 22-23); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 79); Atero Burgos (2003: n.º 343); Foxo (2011: p. 57); Jaén Castaño (2018: n.º 538); Manzano Alonso (2003: pp. 665-668); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 252); Moreno Moreno (2016: n.º 214); Pérez Rivera (2015: n.º 297); Pimentel García (2020: n.º 999); Rico Beltrán (2009: n.º 98); Tejerizo Robles (2007: n.º 471).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

En un jardín muy bonito,     a la sombra una palmera,

se paseaba una niña,     Rosita la cigarrera.

Timoteo el barrendero,     que al otro lado se hallaba,

con palabras cariñosas     de esta manera le hablaba:

—Rosita, me tienes loco,     (…………………………..)

Rosita primaveral,     no puedo vivir sin ti,

si no estás enamorá,     enamórate de mí—.

Y Rosita le contesta     con la sonrisa en los labios:

—No pienso de enamorarme     hasta cumplir veinte años

pero incluso los tuviera     (……………………………..)

tú eres muy poquita cosa     para ser mi jardinero.

—Rosita, te has vuelto loca     y a mucha altura te vas,

eres demasiado loca,     no sé si te casarás.

—No te creas, Timoteo,     que me voy a quedar soltera,

que en un jardín tan bonito     no ha de faltar quien me quiera—.

Ya tiene cuarenta años     Rosita la cigarrera,

no tiene padre, ni madre,     ni amores, ni dinero

y a todas horas se queja:     ¡quién pillara un barrendero!

Resumen de "Rosita la cigarrera"

Una joven es requerida por un barrendero. Ella lo rechaza por su oficio y porque considera que es demasiado joven para contraer matrimonio. Al final, llega a los treinta años soltera, sola y suspirando por encontrar a un barrendero. El narrador aconseja a las jóvenes que correspondan a sus pretendientes.