El golfillo del tranvía

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 2185r

Informantes

Recopiladores

Notas

La informante recuerda haber visto romanceros en Garcíez. En especial, una mujer gruesa que se ponía en la entrada del pueblo a cantar.

Bibliografía

IGRH: 0000

Otras versiones de "El golfillo del tranvía"

Alguacil González (2012: pp. 57-58); Alonso Fernández et alii (2017: n.º 67); Pérez Rivera (2015: n.º 282); Pimentel García (2020: n.º 608).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Transcripción

Esto era un chaval muy alegre     que se ve todos los días [Com. 1]

en la calle Barcelona     enganchado en los tranvías.

No tenía padre ni madre,     según la gente decía,

y de nombre le pusieron     el golfillo del tranvía.

Todos los días se iba     enganchado en los tranvías 

a la barriada de Santo,     donde una fábrica había.

En la fábrica, un jardín,     en el jardín una verja,

y por dentro una muchacha      más linda que las estrellas.

Y apenas vio al golfillo     con su boquita de risa, 

le dio en un papel envuelto     las sobras de la comida,

porque esta niña preciosa     la guardaba todos los días

lo sobrante de la comida     al golfillo del tranvía.

—¡Dios te lo pague, ángel bueno!     —el golfillo le decía,

y besándole las manos,     estas palabras decía:

—¡Qué buen corazón que tienes!     No quiera Dios que algún día 

yo te viera en un apuro,     que hasta mi vida daría—.

No se pasó mucho tiempo,     ni tampoco muchos días 

cuando un incendio voraz     a la fábrica envolvía.

La niña estaba en peligro     de morir entre las llamas 

y sus padres, afligidos,     a la Virgen suplicaban.

Cuando todos se esperaban     que la niña estaba muerta, 

vieron salir al golfillo,     que con una manta a cuestas.

Y, delante de los padres,     desliaron el bultillo

y vieron a su hija sana,     salvada por el golfillo. [Com. 2]

 

[Com. 1: Pero yo a’ mejor no me la sé terminar.]

[Com. 2: Y sigue tú después. Que se quería casar con ella y arreglaron los papeles pa casarse. Y entonces, la madre, pues ya dijo: Lo siento, pero casaros no podéis porque los dos sois hermanos. Y ahí termina.]

Resumen de "El golfillo del tranvía"

Un golfillo de los que se enganchan en el tranvía visita a una niña que le da las sobras de la comida. Un día, se incendia la fábrica donde esta se encuentra, y el golfillo la salva. Los padres, que son los dueños, deciden adoptarlo y lo crían como a un hijo más. Le dan estudios y, cuando crece, le ofrecen un puesto de contable en la empresa familiar. Con el paso del tiempo, los dos jóvenes se enamoran, pero la madre impide el casamiento, declarando que ambos son hermanos.