Atentado anarquista contra Alfonso XII + ¿Dónde vas, Alfonso XII?

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 2625r

Informantes

Recopiladores

Notas

En esta versión, se repiten todos los segundos hemistiquios de los versos pares.

El comienzo del romance parece referirse al atentado cometido contra Alfonso XIII el día de su boda (31 de marzo de 1906). Alfonso XII sufrió varios atentados, pero ninguno tuvo lugar el día de su boda.

Bibliografía

IGRH: 0202.9 +  0168

Versión publicada en Anaya Flores (2016: p. 68).

Otras versiones de "Atentado anarquista contra Alfonso XII"

Alonso Fernández et alii (2017: n.º 1); Atero Burgos (2003: n.º 129); Benítez Sánchez (2000: pp. 253-254); Moreno Moreno (2016: n.º 133); Pimentel García (2020: n.º 481); Piñero Ramírez (1996: n.º 9); Piñero Ramírez (2004: n.º 6); Piñero Ramírez (2013: n.º 53); Trapero (2000a: n.º 145).

Otras versiones de "¿Dónde vas, Alfonso XII?"

Alcalá Ortiz (2003: n.º 3914); Alonso Fernández y Cruz Casado (2003: n.º 1); Álvarez Cárcamo (2019: 1.7); Atero Burgos (2003: n.º 10); Benítez Sánchez (1999: pp. 268-269); Benítez Sánchez (2000: pp. 234-235); Checa Beltrán (2005: n.º 4); Díaz (2007: D.13); Esteve Faubel (1998: pp. 1107-1108); Fraile Gil (2013: n.º 4); Gómez Garrido (2012: n.º 9); Jaén Castaño (2018: n.º 550, 551); Martínez Ruiz (1956: n.º 6); Mendoza Díaz-Maroto (1990: n.º 107); Moreno Moreno (2016: n.º 14); Pimentel García (2020: n.º 383); Piñero Ramírez (1996: n.º 10); Piñero Ramírez (2004: n.º 7); Piñero Ramírez (2013: n.º 19); Piñero Ramírez y Atero Burgos (1986: p. 95); Rico Beltrán (2009: n.º 42); Schubarth y Santamarina (1987: n.º 24b); Sevilla (1921: n.º 93); Trapero (1985: n.º 94-97); Trapero (2000a: n.º 65); Trapero (2003: n.º 40); Trapero, León Felipe y Monroy Caballero (2016: n.º 79); Valenciano López de Andújar (1994: n.º 59); Vázquez León (1993: n.º 14).

Contaminaciones y engarces

¿Dónde vas, Alfonso XII? + Aparición de la enamorada muerta (Piñero Ramírez, 2013: n.º 19); El quintado + ¿Dónde vas, Alfonso XII? (Schubarth y Santamarina, 1987: n.º  24c); Rico franco + ¿Dónde vas, Alfonso XII? (Trapero, León Felipe y Monroy Caballero, 2016: n.º 80).

Ver referencias completas en Fuentes citadas abreviadamente.

Estudios

CRUZ SÁENZ, M. S. (1984). El atentado contra Alfonso XII: Versión de Costa Rica. Josep María Solá-Solé: homage, homenaje, homenatge (miscelánea de estudios de amigos y discípulos), 2, 273-282.

GARCÍA SURRALLÉS, C. (1990). Atentado anarquista contra Alfonso XII. Estudio de un personaje del romancero vulgar. Tavira, 7, 13-22.

ATERO BURGOS, V. (1987). El tema de Alfonso XII en la sierra de Cádiz: proceso de actualización de un viejo romance tradicional. Folk-lore andaluz, 1, 55-85.

DÉBAX, M. (1978). Problèmes idéologiques dans le romancero traditionnel. En L'ldéologique dans le texte (Texte hispaniques): Actes du IIéme Colloque du Séminaire d`Etudes Littéraires de l`Université de Toulouse-Le Mirail (Toulouse, février 1978), (pp. 141-163). Université de Toulouse-Le Mirail.

GONZÁLEZ, A. (2001). El tesoro del Romancero: la variación. Dos ejemplos de la tradición americana. Anales de Literatura Hispanoamericana, 30, 53-67.

MORENO, A. y FONSECA DE SANTOS, I. (1980). Création et transmission de la poésie orale: La chanson d`Alfonso XII dans les pays de langue espagnole et portugaise. Arquivos do Centro Cultural Portugues (sobretiro), 15, 411-452.

SAMPEDRO ESCOLAR, J. L. (2007). La reina Mercedes, del romance legendario a la propaganda política. Madrid histórico, 7, 48-53.

VÁZQUEZ RECIO, N. (1997). La unidad motivo en el romancero tradicional de Cádiz [Tesis doctoral]. Universidad de Cádiz.

Transcripción

Se ha casado Alfonso XII     y le han querido matar,

le ha tirado una bomba     la mano de un criminal.

Y en aquel triste momento     de angustia, de gran dolor,

se ha bajado el rey del coche     y a su esposa la abrazó.

No te asustes, esposa mía,     la Virgen nos salvará;

lo que siento son las almas     que inocentes morirán.

¿Dónde vas, Alfonso XII,     dónde vas tú por allí?

Voy en busca de Mercedes,     que ayer tarde no la vi.

Si Mercedes ya se ha muerto,     muerta está, que yo la vi.

Y yo te puedo decir     las señas que ella llevaba:    

cuatro duques la llevaban     por la calle de Madrid

y por acompañamiento     toda la guardia civil.

Su carita era de cera,     los labios de mazatín

y el velo que la cubría     (y) era un rico cabesí;      

los zapatos que llevaba     (y) eran de rico charol,

regalados por Alfonso     (y) el día que se casó—. [Com.]

Y al subir las escaleras     (y) una sombra negra vi;

contra más me retiraba,     más se aproximaba a mí.

No te asustes tú, Alfonso,     no te asustes tú de mí,

que soy tu esposa Mercedes,     que me vengo a despedir—.   

Las farolas de casino     ya no quieren alumbrar

porque se ha muerto Mercedes     y luto quieren guardar.

 

¶:

[Com.: Espera, que esto es mu largo]

Resumen de "Atentado anarquista contra Alfonso XII"

Un joven intenta disparar a Alfonso XII, pero yerra el tiro. Lo detienen y lo llevan a juicio, donde lo condenan a muerte. El rey lo intenta indultar, pero la sentencia es firme. En prisión, cena con un amigo la noche anterior a la ejecución y se lamenta por tener que separarse de sus hijos y su mujer. Momentos antes de la ejecución, su esposa lo visita en capilla y se despiden. El verdugo le pide perdón. Es ajusticiado ante una numerosa concurrencia. Le pide al público que se mantenga fuerte y esperanzado, ya que está seguro de que alguien lo sustituirá en la tarea de matar al monarca.

Resumen de "¿Dónde vas, Alfonso XII?"

Alfonso XII pregunta por la reina Mercedes, ya que hace tiempo (una tarde, un año, etc.) que no la ve. El interlocutor le contesta que ya ha fallecido y que él mismo ha visto el entierro. A continuación, describe lo bella que iba, el atuendo que llevaba (zapatos de charol regalados por Alfonso, fino manto, etc.) y asegura que el ataúd era porteado por cuatro duques. Alfonso se dirige al cementerio o sube las escaleras y allí se encuentra con la sombra de Mercedes. Ella le implora que no se asuste y le aconseja sobre su futuro matrimonio y sobre la crianza de sus futuros hijos. En otras versiones, Alfonso le pide que lo abrace, lo bese o lo mire, pero la reina le asegura que es imposible porque sus brazos, labios y ojos se los ha dado a la tierra. En ocasiones, Alfonso se desmaya o se despide de su esposa. En señal de luto, las farolas del palacio o del casino ya no alumbran y las campanas ya no repican.