De la ermita cabalgando

Audio

Clasificación

Fecha de registro:
Referencia catalográfica: 3549c

Informantes

Notas

Este tipo de composiciones son recitadas por los quintos durante las fiestas de san Antón Abad celebradas en San Cebrián de Campos (Palencia). Los recitadores, ataviados con un traje tradicional, declaman montados en una mula.

Agradecemos a Esther Alonso Martínez, de San Cebrián de Campos, el habernos proporcionado el audio de las cuartetas del año 1988.

 

Notas léxicas: 

Enrojar: Según el Nuevo Vocabulario Palentino (NVP):  ‘Extender y encender la paja (u otros combustibles) en el horno de enroje’. Enroje es ‘el sitio del enrojadero o gloria’. Gloria es el ‘sistema de calefacción corriente en Tierra de Campos, consistente en un fuego subterráneo que calienta el piso de una habitación de la vivienda, que también se llama gloria o estufa’. Para el Diccionario del Castellano Tradicional (DCT) enrojar es:  ‘Extender y encender el combustible en el horno’. Un significado cercano recogen el diccionario de la RAE, Diccionario de la lengua española (DLE) y el Diccionario del uso del español María Moliner (DUE).: ‘calentar el horno’.

Ventilar: El sentido que este vocablo tiene en nuestro texto coincide con el recogido en la acepción 5 del DLE: ‘Dirimir o resolver una cuestión o duda’ y del DUE: ‘Tratar y resolver un asunto con alguien’. Al consultar el NTLLE encontramos registrado este sentido metafórico de ventilar desde 1739: ‘Metaphoricamente vale controvertir, disputar, ò examinar alguna qüestion, ù duda, buscando la verdad’. (Diccionario de Autoridades, 1739).

Garrapatillo: En las cuartetas hace referencia a las chicas que viven fuera y vienen al pueblo en el verano. Estas resultan más atractivas para los chicos que las chicas del pueblo, de lo que se quejan las quintas en las cuartetas. En general, en San Cebrián de Campos designa a todos los forasteros que vuelven al pueblo a veranear. Con esta acepción no aparece en los diccionario al uso del español, pero sí lo encontramos en algún léxico local, como el Vocabulario Típico de Villapún (VTV): ‘En sentido figurado se aplica a los veraneantes que acuden en abundancia a los pueblos, especialmente durante el mes de agosto, época en la que también emerge de manera explosiva la nueva generación de la chinche del mismo nombre y considerada como plaga’.
Este localismo designa también a un insecto de gran tamaño que produce plagas causando graves daños en los cereales, frecuentemente en el trigo. Esta acepción la encontramos en varios diccionarios locales y regionales, como el NVP o el DCT. El vocablo no aparece en los diccionarios de la RAE ni en el DUE. Lo que encontramos en el  DLE  y en el DUE es una variante gráfica <galapatillo> para este mismo significado.
El sentido figurado que recogen nuestras cuartetas deriva probablemente de este insecto que suele aparecer en el verano al igual que los veraneantes, según se describe también el VTV.

Bibliografía

Algunas de estas recitaciones de quintos de San Cebrián de Campos aparecen recogidas en: Weber-Antón, María Victoria (2017). Un siglo de poesía pinchorrera. Cuartetas de quintos (1912-2012). Palencia: Institución Tello Téllez de Meneses.

Transcripción

De la ermita cabalgando,

acabamos de llegar,

yo me llamo Fernando,

por edad, voy a empezar.

 

Joven y pinchorrero,

mi cuarteta voy a echar,

quiero quitarme el sombrero

y a san Antón saludar.

 

También te quiero decir

y, aunque esto sea otra historia,

me dejaste morir la mula

dando vueltas a la noria.

 

Y así damos comienzo

y, ahora, un tema primordial,

quizá el del ayuntamiento

reciba un interés especial.

 

Nos referimos a nuestro equipo

de alcalde y concejales,

que las pasadas elecciones

ganaron las municipales.

 

Fue la lista más votada

con siglas socialistas,

que proporcionarían continuidad

a un proyecto idealista.

 

La cultura, como siempre,

se tendría que promocionar,

el invierno se echa encima

para enrojar*.

 

Paz y medio ambiente,

dos valores a cuidar,

para cumplir el compromiso,

los chopos nos quieren cortar.

 

Con Jeromo mucho desorden,

ni respeto ni autoridad,

a medio año con los nuevos

las cuentas vienen sin dar.

 

Y por si fuera poco,

la política del bienestar social,

Fidel, como responsable,

nos está haciendo tiritar.

 

Y a veces, los ejemplos sirven,

para ello hay que comprobar

el desorden y desuso

del centro de bienestar social.

 

Edificio hecho por todos

los que quisieron colaborar,

ahora solo son trece

los que le quieren desgastar.

 

Al igual que la médica,

consultorio médico estrenó,

ocho horas de trabajo

en el hotel del Bajo Carrión.

 

Cierto que tampoco falta

imaginación y creatividad,

el impuesto del agua bajaron

al Centro de San Cebrián.

 

Y del agua voy a hablarles

en este año tan seco,

¡cómo una pequeña avería

puede dar tanto sufrimiento!

 

Las nuestras madres nos llaman guarros

y no las falta razón,

se amontonan los cacharros

y la mierda en el portalón.

 

Con esta suciedad

nos tuvieron casi un mes

y ni el día de Navidad

pudimos agua beber.

 

Todo esto nos confunde

y, a veces, nos hace dudar,

si mis queridos concejales

son los que fui yo a votar.

 

La oposición no existe,

ni diferencias en los proyectos,

aquel se le ve juntos

como piña en un cesto.

 

Por eso desde el principio

ocurrieron cosas excepcionales,

otro hizo de alcalde

en las fiestas patronales.

 

Puedes mandar en tu casa,

pero nunca en los demás

y mucho menos mandarnos

como ovejas al corral.

 

Más tarde vino otro

con un palo y un cencerro,

se parecía a san Roque,

pues solo le faltaba el perro.

 

Todas estas cosas

en las fiestas sucedieron,

que este año, como sorpresa,

a María Jesús nos trajeron.

 

¡Y joder con la María Jesús,

qué movida preparó!,

hizo mover el culo a algunos,

pero Hilario fue el mejor.

 

También hubo peñas,

y algunos bien lo pasamos,

nosotros hicimos una

llamada los Indios Bravos.

 

Aunque al público no estaba abierta,

ni dábamos limonada,

invitábamos a comer

al que solo se encontraba.

 

Y la Casa la Cultura

hizo un cambio en general

se hizo bar y peña

y zona residencial.

 

Y hablando de otro tema,

como la junta parroquial,

el jaleo fue famoso

a la hora de votar.

 

En las elecciones parroquiales

el voto es personal,

pero el voto por grupo

es un fraude electoral.

 

Y ahora que estamos metidos

en la cuadrilla del clero,

vamos a analizar

a Benito primero.

 

Andas con todo el pueblo,

con la bufanda hecha un lazo,

siempre entras en los bares

con la carpeta en el brazo.

 

Pero no todo es alegría

y hubo un poco de hormiguillo,

por poco no te matas

en la cuesta de Manquillos.

 

Y para no ser menos,

a las andadas volvió

y en la cuesta de Monzón

con el coche se la pegó.

 

Y después de haber pasado

tantas calamidades,

los quintos de este año

te deseamos felicidades.

 

Hablando de casamientos,

de amor y sexualidad,

las cosas se van arreglando

con mucha normalidad.

 

Unos se marchan fuera,

otros las traen al pueblillo  

y a todos obliga a Benito

a asistir a su cursillo.

 

Hacía bastantes años

que no hubo tantos esponsales,

unos se van a Cascón

y otros a Villaumbrales.

 

Nosotros aquí seguimos

atravesando el duro invierno,

chicas ya quedan pocas

y no tenemos miedo.

 

Pero, aunque seáis pocas,

no se os puede olvidar,

que en el tema de la mano

hay algo que ventilar*.

 

No sé si será la mano

o alguna época pasada,

lo que sí tenemos claro

es que no nos comemos nada.

 

Si no nos quieren las mozas,

es igual que no nos quieran,

para casarnos con un sargento,

señores, tiempo nos queda.

 

Decís que no ligamos,

puede ser hasta verdad,

preguntad al garrapatillo*,

que ellas os contestarán.

 

Y vamos a terminar,

pues esto se puede alargar

y tenemos la merienda

que no nos puede esperar.

 

Allí en la calle la ilustración

hay una gran movida,

es la casa de los quintos

dónde vivió la Delfina.

 

Adiós, mujeres y niños,

pueblo en general,

así me despido diciendo

¡Viva san Antón Abad!